CON ANNA GABRIEL Y SU INSOBORNABLE COMPROMISO CON LA CAUSA DE LA REPÚBLICA CATALANA

(Comunicado conjunto de las organizaciones del “Manifiesto de Compostela”):

Anna Gabriel durante la firma del Manifiesto de Compostela, el 25 de Julio de 2017, día de la Patria Gallega

La vía represiva con la que el Estado español pretende aplastar la justa y necesaria causa de la República Catalana, sólo se derrota con firmeza, dignidad  y persistencia.

La compañera Anna Gabriel encarna estes valores. Hoy tendría que comparecer ante el aparato judicial del postfranquismo. Ha decidido no ir a Madrid y desde Suiza seguir internacionalizando la lucha por una Cataluña libre, socialista y feminista.

La solidaridad entre los Pueblos constituye uno de las señales más importantes de las fuerzas revolucionarias.

Hoy Anna Gabriel no sólo representa el sentir de millones de mujeres y hombres de los Países Catalanes, hoy Anna también representa a millones de voces y corazones de Andalucía, de Castilla, de Euskal Herria, de Galiza, de Portugal, del conjunto de los pueblos del Estado español, y del mundo, que sabemos que sólo  una estrategia política y social de ruptura con el régime del 78 logrará levantar un muro antifascista frente a la deriva autoritaria de la oligarquía española.

Sólo con lucha podremos alcanzar unas sociedades sin explotación ni opresiones, la plena libertad de nuestras naciones y contribuir así a cambiar el mundo.

Las organizaçons promotoras del Manifiesto Internacionalista de Compostela, queremos manifestar nuestra solidaridad con Anna Gabriel y la CUP en una lucha que hacemos plenamente nuestra.

Frente a los falsos consensos y las políticas de conciliación, la experiencia histórica de la lucha de las trabajadoras y los pueblos contra el capitalismo y el imperialismo nos enseñó que la lucha es el único camino. ¡Bravo Anna!

¡Viva Cataluña libre!

¡Por la independencia de los pueblos y un mundo socialista!

¡Tod@s somos Anna Gabriel!

21 de febrero de 2018

AGORA GALIZA [Galiza]

BOLTXE [Euskal Herria]

COMUNISTAS DE CASTILLA [Castilla]

INICIATIVA COMUNISTA [Estado español]

NACIÓN ANDALUZA [Andalucia]

PLATAFORMA LABORAL E POPULAR [Portugal]

“Solidaridad y complicidad con el Pueblo de Catalunya”: celebrado acto internacionalista en Barcelona

Con la participación de Eulalia Renguant, de las CUP, Paulo Vila de Agora Galiza, Mario Zubiaga de Gure Esku Dago y Rosa Gómez, de Comunistas de Castilla se celebró, coincidiendo con las fiestas populares del barrio de San Antoni en el eixample barcelonés, un acto público sobre las simpatías y solidaridad que ha generado el proceso de construcción de la república catalana en otras nacionalidades sometidas por el estado español. Rosa Gómez, del Comité nacional de Comunistas de Castilla, defendió en su intervención el “derecho inalienable del Pueblo trabajador catalán a decidir sobre su autodeterminación”, y a construir un proyecto republicano que “rompa con un estado que nos oprime por nuestra nacionalidad, por razones de clase y por su carácter patriarcal”.

Este tipo de actos refuerza la solidaridad entre Pueblos y organizaciones populares que defendemos proyectos de construcción nacional y social radicalmente diferentes al modelo impuesto por la oligarquía española. No queremos una monarquía impuesta por el franquismo ni un estado de las autonomías que quiere disfrazar la realidad de un estado centralista y capitalista opresor que impone su hegemonía a base de violencia institucional y policial.

Nuestra organización continuará estrechando lazos con las organizaciones del Manifiesto de Compostela, en la perspectiva de un nuevo encuentro como continuación de los acuerdos alcanzados en Bilbao coincidiendo con la celebración del Lenin Eguna, reforzando la necesidad de cooperación entre organizaciones internacionalistas y anticapitalistas de nuestras respectivas naciones.

Desde Castilla, solidaridad con la república catalana!

 

 

Catalunya y el 21-D

Toda la manipulación mediática no puede maquillar la verdadera cara del estado español. Lo ocurrido en estas semanas desde la aplicación del art. 155 ha desnudado completamente al estado español: continuador punto a punto del régimen del 39 impuesto por la oligarquía a través de la guerra, el asesinato, la represión brutal…

 Las elecciones autonómicas en Catalunya del 21 de diciembre se celebran desde la imposición del estado. No son producto de la voluntad de las instituciones catalanas, y se organizan con la única intención de conseguir la derrota total, ahora con la supuesta legitimidad del voto, del independentismo catalán.

            A ninguna sensibilidad democrática le debieran parecer óptimas las condiciones en las que se celebran estas elecciones. Al contrario, son las peores en las que se pueden realizar una contienda electoral. La aplicación del art. 155 junto con la conjunción del bloque político, judicial, mediático que defiende la sacrosanta unidad de “España” han creado un clima de represión y violencia que se ha coronado con el ingreso en prisión y el exilio de dirigentes políticos de la oposición, la puesta a punto de un relato en el que se acusa de criminales al bloque independentista, cuando no se les ridiculiza y bromea con su situación carcelaria y supuesta huída al punto de que, con toda impunidad desde el partido más corrupto de Europa, el PP, se alardea, de su “descabezamiento”.

            Y con ello, y no menos grave, la oleada de terror político que se promueve en todo el estado contra todo lo que se oponga, ya no sólo en el tema de Catalunya, sino contra cualquier expresión de libertad que cuestione la naturaleza antidemocrática del estado: ahí están las condenas a artistas, twuiter@s, activistas del movimiento vecinal, personas del común que ingresan en prisión por sus opiniones o ser las mismas “posibles estimulantes para que otros cometan delitos”. ¡Se castigan supuestos delitos que aún no han ocurrido!

            Por poner otro ejemplo cercano: el ayuntamiento de Valladolid. Con la excusa de mantener limpias las calles, acosa a las organizaciones y personas que expresan sus opiniones políticas libremente en el medio urbano. No nos extraña cuando este ayuntamiento está gobernado por el PSOE, firme defensor de la aplicación del art. 155 y con un siniestro pasado represivo. Lo que ya no entienden algunos, nosotr@s, sí, es que esta persecución política la defiendan Valladolid Toma La Palabra (IU y amigos) socio de gobierno y Sí Se Puede Valladolid (marca municipal de Podemos).

            Y es que se conforma un cada vez más visible bloque “unionista” españolista que al ya reconocible formado por fuerzas de derecha fascista y neofalangista -PP, PSOE, C’s- se unen, más o menos disimuladamente, más o menos conscientemente pero, en cualquier caso de una manera objetiva e irresistible, aquellas organizaciones y personas que siguen sin reconocer la naturaleza carcelaria y fascista del estado español. Son los que piensan que este estado es reformable desde dentro y mientras esperan a que llegue su hora, intentan sacar réditos políticos. Mientras tanto, el fascismo acampa por sus fueros en las calles, con la protección del estado y los medios de comunicación.

            Pero es que esa es la naturaleza del estado español. Un espacio de acumulación de capital y elemento simbólico para explotar a las clases trabajadoras y a los Pueblos. Un negocio libre de condicionantes que se ve amenazado con cualquier oposición que cuestione  ese espacio.

            España es una cárcel de Pueblos y es incompatible con la libertad de los mismos y no digamos ya con la justicia social y el Socialismo. Por eso, afirmamos que cualquier cristalización de avance social en el sentido de dotar a nuestros Pueblos y a las clases populares de los derechos que le son negados sistemáticamente como el trabajo digno, la sanidad, la educación, el techo, las libertades políticas y el de organizar su propia vida social, libre de capitalismo y de Patriarcado, sólo puede pasar por un cuestionamiento total y radical del estado y el conjunto de sus instituciones, incluyendo el propio espacio geográfico que encarcela, para explotarlos, a los Pueblos que domina bajo la vara ideológica y vacía de significado que llaman “España”.

            La aplicación del art. 155 ha demostrado la capacidad del estado para aplastar su propia “democracia” cuando se pretende utilizar los recursos legislativos del mismo como las Autonomías, para conseguir ir “más allá”. No se puede ir de donde no hay democracia, como el estado español, a una república democrática con las herramientas del estado no democrático. Se necesitan otras herramientas, nosotr@s las llamamos genéricamente Poder Popular.

            Por ello, apoyamos desde el respeto y la solidaridad internacionalista, la propuesta política que desde las CUP se construye para el Pueblo Trabajador Catalán. Sólo desde la ruptura por abajo, el Poder del Pueblo para destruir el Poder del capital y del Patriarcado se puede construir República.

CAPITALISMO Y SALUD MENTAL

CAPITALISMO Y SALUD MENTAL

<<También las formaciones nebulosas que se condensan en el cerebro de los hombres son sublimaciones necesarias de su proceso material de vida, proceso empíricamente registrable y ligado a condiciones materiales. La moral, la religión, la metafísica y cualquier otra ideología y las formas de conciencia que a ellos corresponden pierden, así, la apariencia de su propia sustantividad. No tienen su propia historia ni su propio desarrollo, sino que los hombres que desarrollan su producción material y su trato material cambian también, al cambiar esta realidad, su pensamiento y los productos de su pensamiento. No es la conciencia la que determina la vida, sino la vida la que determina la conciencia. Desde el primer punto de vista, se parte de la conciencia como si fuera un individuo viviente; desde el segundo punto de vista, que es el que corresponde a la vida real, se parte del mismo individuo real viviente y se considera la conciencia solamente como su conciencia>>.

Karl Marx La ideología alemana

 

A lo largo de la historia de la psiquiatría, es preciso comprender el papel que la pérdida y la recuperación de la salud mental puede jugar en la sociedad existente en cada momento histórico. No hay una historia interna de la psiquiatría y los cambiantes objetivos y explicaciones que la misma ha sostenido a lo largo del tiempo, solo pueden entenderse tras comprender las sociedades a las que ha servido como resultado de un cambio en los encargos que definen una función social. No son los avances en las teorías o los instrumentos los que han conducido a prácticas cambiantes, más bien son los cambios en la evolución y el desarrollo de las sociedades las que han originado esos cambios. Entendemos mejor la evolución de la psiquiatría y sus disciplinas afines si consideramos las teorías  en las que ha pretendido basarse como la ideología –en el sentido de <<falsa conciencia>> que Marx da a este término- con la que los psiquiatras y profesionales afines pretenden justificar una práctica que les viene reclamada desde fuera. La medicina cumpliría, por ejemplo, un papel de <<mediación>> entre los individuos y las nuevas realidades sociales que, desconocidas hasta el momento, fueron surgiendo tras los distintos avatares del desarrollo capitalista.

La sociedad de consumo indujo unas estrategias del deseo exigentes e insaciables, cuya primera consecuencia es la inestabilidad psicológica, la ansiedad y esa intolerancia al duelo, la depresión y la frustración que tan acertadamente con caracteriza. Una vez instaurado el derecho a la felicidad como una exigencia irremplazable, cualquier fallo, lentitud o tropiezo del deseo nos vuelve pacientes de la psiquiatría con excesiva facilidad.  Estas profundas transformaciones en la organización del trabajo empujadas por la caída de la tasa de beneficios, facilitadas por el sometimiento de los grandes sindicatos a los designios del capital y por la presión de un desempleo masivo transformado en gigantesco <<ejército de reserva>>, requieren la apropiación de todas las capacidades humanas por parte del capital. Desaparece la diferencia entre tiempo de trabajo y vida privada, las relaciones entre las personas, sus conocimientos en otras esferas de la vida, su creatividad, su alegría, su capacidad de comunicación, sus necesidades, su seguridad, etc., están subordinadas y son utilizadas directamente para la valorización del capital.

Las situaciones de amenaza son frecuentes para los individuos, que a menudo quedan ocultas en inseguridades sociales, familiares o bibliográficas, aunque transforman la estructura interna de la sociedad y las bases del estilo de vida. Hace ya años que los humanos fueron desprendidos de sus condiciones tradicionales de vida, de sus referencias familiares, de clase o de comunidad, y remitidos a sí mismos.  Es lo que el psicólogo Aaron Beck llamó el <<individualismo institucionalizado>>, por el que el individuo, aunque creyéndose libre, depende de lo socialmente establecido: las becas de estudio, seguros sociales, los subsidios, las pensiones, etc… La competitividad capitalista contribuye al miedo ambiente que impregna de inseguridad la vida de mucha gente.

La obra del conocido Zygmund Bauman que habla de la sociedad líquida puede entenderse como el párrafo del Manifiesto Comunista que afirma que, frente a la acusación de que los comunistas vienen a destruir a los sagrados vínculos de la ética, la familia, la comunidades naturales o la patria, los comunistas no pretenden tal cosa porque esa destrucción ya la había hecho el capitalismo. Aunque Marx no comparte esa nostalgia de lealtades tradicionales –ese es tema del fascismo que capitaliza la nostalgia del retorno a la familia o al gremio-, sí reafirma esa incompatibilidad entre el mercado y la sociedad.

Respecto a la salud mental que envuelve esta nueva sociedad,  cosas como escuchar las penas, acompañar en las desgracias o aconsejar en momentos de crisis vitales eran tarea de familiares y amigos. Que hoy sean tareas de profesionales por las que alguien paga y cobra refleja el horror económico que domina el mundo. La sala de espera de un centro de salud mental es un espacio singular donde coexisten los llamados “locos de siempre” (Esquizofrénicos, bipolares) con unos niveles de sufrimiento inimaginables, con una confusa multitud quejumbrosa cuyas patologías  comenzamos a describir con etiquetas como distimias, angustias, trastornos somatomorfos, etc… Se trata de personas que sufren malestares  y dolores íntimos de causas diversas, que buscan en lo psiquiátrico cura y alivio sin plantearse ningún cambio de sus situaciones. Ninguna de las personas descritas relaciona sus biografías –el horror de sus trabajos o sus posiciones morales- con sus trastornos. Buscaban tratamiento para poder seguir vendiendo cupones o su cuerpo, para seguir abusando de su estatus y no sentir malestar a posteriori, por ello el uso de fármacos y sus grandes multinacionales, que aprovechando el tipo de vida consumista e individual, siguen día a día enriqueciéndose con nuestra falta de tiempo y apoyos íntimos dándonos esa píldora que nos sigue manteniendo productivos.

Desde Comunistas de Castilla rechazamos este tipo de salud al servicio del capital, cuyo interés se basa en la utilización de remedios  o “parches” utilizados para que la máquina productiva siga funcionando, eliminando el valor de lazos afectivos y el tiempo que es necesario en dar soluciones a los distintos problemas que nos encontramos en clínicas y hospitales fruto en muchos de los casos, por la forma de vida y exigencias de la producción. La salud mental y sus competencias van en aumento constantemente, siendo en unos años uno de los principales problemas de la sanidad, como ya lo es hoy en día la depresión por ejemplo. Creemos necesaria la toma de medidas y el cambio a un tipo de sanidad que priorice a las personas frente a las empresas,  a la salud frente a la productividad.

¡Por una sanidad digna para el pueblo Castellano, por la salud mental de los y las castellanas!

[Comunicado conjunto]:4 DE DICIEMBRE: CON EL DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN DE ANDALUCÍA

 

Este 4 de diciembre Andalucía conmemora su Día Nacional. Las organizaciones firmantes queremos aprovechar esta fecha para saludar al Pueblo Trabajador Andaluz y manifestar nuestro compromiso con el derecho a la autodeterminación de Andalucía como nación oprimida por el Estado español.

Como decíamos en el Manifiesto Internacionalista que firmamos hace unos meses en Compostela entendemos que este 4 de Diciembre viene enmarcado en la involución reaccionaria y autoritaria del Estado español consecuencia del retroceso de las luchas, del desarme ideológico de la “izquierda” institucional y que constituye la antesala del fascismo que emanará de las frustraciones del populismo en curso.

No hay avance posible de las clases populares dentro de los márgenes del reformismo y el Régimen del 78.La única vía de emancipación del Pueblo Trabajador Andaluz así como la del resto de naciones oprimidas es una que integre la liberación nacional con un programa socialista, confrontando a su vez con la sociedad patriarcal.

La crisis estructural del capitalismo senil a la que se suma la crisis del Estado español hacen más actuales que nunca las palabras de Blas Infante, dirigente del andalucismo revolucionario asesinado por las tropas franquistas en 1936: “Revolución a todo trance contra el régimen capitalista”. Como internacionalistas afirmamos que el combate por la República Andaluza de Trabajadoras forma parte de nuestro combate.

La autodeterminación es un derecho irrenunciable de los pueblos.

Agora Galiza [Galiza]

Boltxe [Euskal Herria]

Comunistas de Castilla [Castilla]

CUP [Països Catalans]

Iniciativa Comunista [Estado español]

Nación Andaluza [Andalucía]

Plataforma Laboral e Popular [Portugal]

La Revolución Bolchevique nos marca el camino en la necesidad del internacionalismo proletario y de la vía revolucionaria

COMUNICADO Nº 5 DEL MANIFIESTO INTERNACIONALISTA DE COMPOSTELA.

A cien años de la Revolución de Octubre, a cincuenta años del asesinato del Che Guevara, sin olvidar que hace 150 años que se escribió El Capital, queremos reafirmarnos en este Lenin Eguna 2017 en nuestro compromiso con la liberación de los pueblos y clases oprimidas, con la liberación de las mujeres que sufren la triple opresión, con el ecologismo y con el internacionalismo proletario.

Han pasado cuatro meses desde que los colectivos que conformamos el Manifiesto Internacionalista de Compostela hicimos público el documento fundacional. En él afirmábamos que el capitalismo no puede ser reformado, que las trabajadoras y los pueblos no tenemos futuro dentro de los Estados burgueses de la península, ni dentro de cualquier país capitalista, de la Unión Europea o de la OTAN. En él afirmábamos también que la clase obrera debe caminar al frente del proceso, superar las vías reformistas y electoralistas, y asumir la crudeza del reto que tiene por delante.

Nuestro futuro se encuentra en la autodeterminación de los pueblos para la construcción del socialismo, en la puesta en práctica de una ecología que permita perdurar el ecosistema y en la emancipación de las mujeres acabando con el sistema patriarcal.

Ante los avances en la explotación a la que nos somete el capital nos reafirmamos en la necesidad y urgencia de estos objetivos.

En estos últimos meses hemos visto cómo en algunos ámbitos las luchas comienzan a reactivarse, incluso llegando a desbordarse. La lucha del pueblo catalán, que ha desbordado las previsiones de la fracción burguesa que dirige el proceso, hacia su independencia demuestra que quién tiene mayor interés en el ejercicio del derecho de autodeterminación son las clases populares, el pueblo trabajador catalán y confirma, al mismo tiempo, la actualidad de la construcción de la independencia y el socialismo.

Desde este Manifiesto queremos reconocer no solo la República de Catalunya sino también la lucha del pueblo trabajador catalán, a los comités de defensa de la república (CDR) y a todas las organizaciones obreras, estudiantiles y populares que están llevando adelante la lucha por la liberación de Catalunya. Su lucha es la nuestra.

A su vez queremos denunciar a todas esas «izquierdas» chauvinistas que han preferido defender el proyecto imperialista español por encima del necesario internacionalismo con el pueblo trabajador catalán. Han escogido defender los barrotes de la cárcel de pueblos y de las clases trabajadoras en vez de activar las luchas populares para acabar con el Estado borbónico, que no solo niega a los pueblos sino que exprime al máximo a los trabajadores sometidos al sistema de explotación capitalista.

El Estado español ha destapado, nuevamente, su violenta naturaleza autoritaria aplicando el artículo 155 en Catalunya, llevando a cabo una brutal represión y reactivando el fascismo para impedir que Catalunya tome cualquier camino que rompa con los intereses de la oligarquía que impera en el Estado español, que forma parte de esa Unión Europea que defiende los intereses del capitalismo. La misma que da la espalda una y otra vez a los pueblos y clases trabajadoras para que no disminuya, ni un ápice, su beneficio.

Los pueblos y clases oprimidas ya conocíamos y habíamos sufrido la extrema violencia de los Estados capitalistas, la existencia durante décadas de presos y presas políticas, el uso de la tortura, el cierre de medios de comunicación y la ilegalización de candidaturas populares… ahora se aplican todos estos métodos de manera más intensiva para impedir la emancipación de los pueblos, primero del catalán, pero siendo conscientes que al resto de pueblos oprimidos por el Estado español nos esperan las mismas condiciones.

Nuestro cariño y solidaridad, nuestra exigencia de amnistía para todas las presas y presos políticos, para los que se han sumado en las últimas semanas, parte del Govern catalán, los detenidos y condenados por publicar opiniones en twiter, por participar en huelgas, escribir raps y, por supuesto, para todos los y las militantes revolucionarias represaliadas que desde hace décadas sufren las cárceles españolas.

Tenemos clara la necesidad de avanzar en la organización internacionalista y aunque estemos en los primeros pasos hemos avanzado en nuestra coordinación y actividad. Reafirmamos nuestro compromiso con la construcción de este nuevo espacio en el que seguiremos trabajando.

Articular en nuestras respectivas naciones formaciones sociales, alternativas rupturistas revolucionarias, de genuino carácter anticapitalista y socialista, antipatriarcales y ecologistas y con perspectiva internacionalista, es la tarea en la que estamos inmersos y en ella hemos de continuar.

Para terminar, nuestro homenaje a todas las trabajadoras y trabajadores que lucharon, no solo hace cien años, en cualquier etapa y en cualquier parte el mundo para acabar con la explotación y conseguir la emancipación humana.

La lucha es el único camino.

Euskal Herria, 9 de noviembre de 2017

Agora Galiza [Galiza]

Boltxe [Euskal Herria]

Comunistas de Castilla [Castilla]

CUP [Països Catalans]

Iniciativa Comunista [Estado español]

Nación Andaluza [Andalucía]

Plataforma Laboral e Popular [Portugal]

 

LOS RECURSOS DE CASTILLA PARA EL PUEBLO CASTELLANO

<<Común es el sol y el viento,

Común ha de ser la tierra

Que vuelva común al pueblo

Lo que del pueblo saliera>>

 

El anunciado cierre de la central térmica de Velilla del Río Carrión junto con la de Lada en Asturias entra dentro del  juego de monopoly que las oligarquías eléctricas juegan en el estado. Nuestros gobernantes, tan patriotas ellos, ni siquiera dejan como reserva estratégica estas centrales que en épocas de sequía como la actual compensarían la falta de producción hidráulica; apostando descaradamente por la producción nuclear, por cierto un gobierno tan de derechas como el alemán cerrará todas las centrales en 2022.

Las medidas anticontaminantes existen pero no quieren aplicarse, empezando con el consumo de carbón de antracitas en vez de hulla y que se produce en píe de térmica; como existe la posibilidad de transformación en biomasa o ciclo combinado;  sabemos que la soberanía energética no es prioritaria para nuestros gobierno sometidos a los dictados de los oligarcas, de hecho se ha privatizado hasta el sol.

Castilla una vez más sufre las guerras comerciales de los poderosos, la comarca de la montaña occidental palentina es abandonada a los caciques locales desmantelando la industria química primero, la minería y ahora la energética, quedando despoblación, envejecimiento y abandono. Algo que sufre el resto del territorio dividido de Castilla que es expoliada sin piedad.

Llamamos al pueblo castellano para que exija la soberanía energética de nuestra nación y el cese de los monopolios. La continuidad de las centrales térmicas como reservas estratégicas y complementarias a la producción, el cierre inmediato de la nuclear de Trillo, así como la suspensión del cementerio nuclear de Villar de Cañas;  y el desarrollo de la energía sostenible solar y eólica, la de biomasa y ciclos combinados.

1917-2017: 100 años de la Revolución Socialista en Rusia

Se han escrito innumerables reflexiones acerca del mayor evento humano del siglo XX. El afán de acotar los sucesos históricos en función del sistema decimal de contar quizá le sea útil a la memoria del estudiante ante un examen o al mediocre profesor pero no sirve en absoluto para situar la posición de tal o cual acontecimiento en la corriente histórica real y, desde luego puede llegar a obstaculizar el entendimiento de la historia como dinámica contradictoria cuando se solapa el progreso numérico del calendario que es lineal con la idea de progreso humano.

Por eso, más allá de las casi obligadas reseñas cuando el aniversario acaba en 0 ó 5, consideramos mucho más útiles las mismas cuando al recordar el aniversario de la Revolución de Octubre lo hacemos para extraer enseñanzas necesarias para ayudarnos a comprender los sucesos del hoy.

Y nos reiteramos en la última afirmación porque consideramos inútiles, academicistas y hasta antimarxistas muchos de los análisis que con ocasión de este centenario se han realizado porque sólo sirven a los que se comen el marxismo como una doctrina acabada, perfecta y a la que hay que rendir una especie de culto laico cuando no claramente religioso.

La revolución de Octubre abrió el mayor periodo de libertad conocido. Campesin@s con tierra, obrer@s con fábricas, Pueblos autodeterminados, estudiantes y profesores libres, mujeres ciudadanas en igualdad de derechos, pensiones, libertad artística y literaria. Todo, menos dictadura del capital.

La Revolución de Octubre fue obra del Pueblo trabajador ruso y los Pueblos sometidos por el Imperio de los zares. No fue producto de una clase obrera abstracta que impuso su dictadura como efecto de leyes históricas inmutables que abrirían un camino progresivo e imparable de avance humano. La realidad ha dicho otra cosa.

Pero ¿qué enseñanzas extraemos para hoy? Sin querer hacer ni un completo compendio de las mismas porque necia sería la persona u organización que crea que se puede hacer tal cosa por sí sola, ni pretendiendo en este breve recordatorio, explicar el porqué de manera exhaustiva, nuestra organización de comunistas de Castilla al repasar el ciclo revolucionario que abrió la Revolución de Octubre, hemos extraído éstas:

– Que no existen condiciones sociales que a priori, puedan ser consideradas como absolutamente necesarias para que triunfe una revolución. Nos referimos a que la Historia demuestra, con 1917, que no se necesita un determinado desarrollo capitalista para derrocar al régimen del capital.

– Que son condiciones objetivas y subjetivas, colectivas e individuales, políticas, psicológicas, organizativas, morales… las que importan en los momentos decisivos.

– Que son los Pueblos de trabajador@s unidos por sus intereses respectivos y comunes los que conforman la fuerza irresistible para vencer. ¿Acaso “la tierra para quien la trabaja” es una consigna del comunismo ortodoxo?

– Que una revolución está destinada al fracaso cuando no se tienen en cuenta todos los abusos, todos, a los que somete el régimen del capital.

– Que el contenido del socialismo comprende la superación de todas la explotaciones, la de clase, la de Pueblo, la de sexo-género y pone en marcha una nueva división del trabajo y no sólo la expropiación de los expropiadores.

– Que es absolutamente necesaria la organización del Pueblo como Poder y que el Partido de la clase obrera es siempre independiente y no se fusiona con ese Poder Popular.

– Que hay que destruir el estado opresor y todas sus instituciones civiles. Dejar algo es mantener la posibilidad de la contrarrevolución.

– Que la tareas internacionalistas, el Internacionalismo Proletario, no tiene nada que ver con el nacional-antiimperialismo en que acabó la III Internacional, sometiendo el internacionalismo y las revoluciones obreras y populares a la defensa del estado soviético.

– Que no es lo mismo estatalizar que socializar.

La Revolución de Octubre no esperó a la revolución alemana, una revolución es aquí y ahora y sus efectos más allá no están predeterminados. Una revolución nunca es “químicamente pura”. La revolución de Febrero precipitó la de Octubre y aquella fue precedida por la de 1905. Pero no por magia o por leyes ahistóricas, las leyes sociales son producto de las relaciones sociales y aquellas cambian cuando cambian éstas. La historia la hace el ser humano pero en condiciones que no elige. Esta es la dialéctica entre lo contingente y lo necesario.

La alianza obrera-campesina, simbolizada por la hoz y el martillo es el paradigma de cualquier revolución superadora de las relaciones capitalistas pero hoy comprendemos que dicha alianza ha de verse aumentada con todos los sectores populares que denuncian cualquier opresión al que somete el sistema imperialista, capitalista, racial y patriarcal que no son sino otras tantas expresiones de la lucha por los derechos de esas mismas clases. A las clases no se las explota sólo como tales, sino como Pueblos enteros, como razas sometidas, como género de segunda y tercera clase.

No se es revolucionario cuando sólo se clama contra la explotación única de clase en sí. Las clases se agrupan en Pueblos de trabajador@s que son explotados por el sistema imperialista mundial y los estados imperialistas dentro de sus fronteras. Ese era el caso ruso y por eso la revolución de Octubre contenía el derechos de autodeterminación hasta la separación real y efectiva -independencia- de los pueblos sometidos por el Imperio ruso. Y ese es el caso del Imperio capitalista, fascista y patriarcal español. Si de entre todas las enseñanzas de Octubre podemos extraer una que nos ayude ahora es que no puede ser socialista ningún programa político que no contemple ese derecho. Que no basta ser de izquierdas, ni muy de izquierdas, ni siquiera revolucionario, que hay que arrojar como un lastre o como una traición cualquier sometimiento al estado en cualquiera de sus formas, y en el marco del estado español, que incluye su organización territorial, no es posible ningún cambio.

Octubre es sinónimo de Independencia: de las clases explotadas, de las mujeres doblemente explotadas, de los Pueblos explotados y sometidos.

           No basta con elogiar a Octubre y vamos a organizar el nuestro!!