Cada familia gastará unos 250 euros en libros de texto por alumno y curso.

Prensa | Cada familia vallisoletana gastará una media de 250 euros en libros de texto por alumno y curso. A pesar de que los precios varían dependiendo del ciclo educativo -en el caso de los niños de primaria el gasto está en torno a los 200 y en secundaria roza los 300- y de las editoriales escogidas por los centros, este gasto se suma al de ropa y material escolar, que con el aumento del I.V.A. Del 8% al 21% en septiembre puede hacer llegar el gasto total a los 500 euros por alumno de primaria este curso.

Así lo ha previsto María José Gómez, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos Vallisoletanos (FAPAVA), quien advierte que este curso «las familias con más de un hijo lo van a pasar mal». La presidenta de la Federación ha explicado que «la situación actual exige a los padres adelantar las compras», y que desde algunas asociaciones de padres se ha promovido el cambio de libros usados después de que la Junta no haya respondido a su propuesta, con la que se pretendía dotar a los centros escolares de libros de texto para su uso comunitario.

«Todavía tenemos la esperanza de que en septiembre u octubre salga la convocatoria para las becas de libros de texto», avanza María José Gómez, en referencia a las ayudas del Gobierno Central y la Junta que este año se están viendo retrasadas. «Sin embargo, y aunque las becas lleguen, no lo harán a tiempo» lamenta la presidenta.

Intercambio de libros

En el caso de la librería ‘La Leona‘, situada en el número 19 de la calle Juan Mambrilla, la alternativa al gasto en libros de texto pasa por el intercambio de libros entre las familias. El negocio, que comercia con libros de segunda mano, se ha ofrecido desde el 27 de agosto al 7 de septiembre como punto de encuentro de todos aquellos que quieran donar sus libros y recibir otros a cambio. «La acogida ha sido mejor de la que esperábamos», explica Cristina P. Tejera, gerente de la librería, quien añade que «incluso algunas personas se han ofrecido a colaborar como voluntarias». La librera explica que la idea surgió de los muchos clientes que preguntaban por libros de texto de segunda mano. «No podíamos invertir en ello, así que cedimos nuestro local para el intercambio.

El funcionamiento es sencillo, cualquier interesado puede llevar sus libros -siempre que estén en buen estado- y dejar una lista con los que necesita. Cada día, en la página web de la librería, se publican los que se necesitan y los que se ofrecen. Con el cambio uno por uno se pretende que «ningún interesado se lleve más de los libros que trae».»De momento tenemos registrados unos 70 libros de texto y hemos logrado que muchas familias consigan cambiar aunque sea un libro, con el ahorro que eso conlleva», explica Cristina P. Tejera, quien afirma sentirse satisfecha con el resultado del proyecto.

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies