23 DE ABRIL, DÍA NACIONAL DE CASTILLA: ¡UN PUEBLO QUE LUCHA, UNA TIERRA VIVA!

MANIFIESTO 23 DE ABRIL

Se va acercando el 5º centenario de la batalla de Villalar, aquella que enfrentó a las tropas comuneras capitaneadas por Padilla, Bravo y Maldonado con el ejército imperial de Carlos V, aquella que terminó abruptamente con las aspiraciones de libertad y autogobierno de un Pueblo castellano que durante más de dos años democratizó las instituciones de gobierno creando juntas populares y comunales en lo que sin duda fue la primera revolución europea, ocultada y tergiversada durante siglos por los herederos políticos de los vencedores.

Casi 500 años del heroico gesto de rebeldía y resistencia de unos líderes comuneros que fueron decapitados en la misma plaza de la localidad de Villalar y de la resistencia al asedio imperial capitaneado por María Pacheco en Toledo.

Pese a ese manto de silencio que durante siglos cubrió de olvido la revolución comunera, miles de castellanas y castellanos volvemos a la campa de Villalar de los Comuneros no para celebrar una derrota, sino para reivindicar nuestra historia como Pueblo y luchar por un futuro digno que hoy se nos niega bajo el yugo del Estado español.

Una Castilla que muchos siglos después sigue olvidada y ninguneada por las instituciones y gobiernos españoles de turno, bajo la tutela de otro rey indigno, de la casa de los Borbones. Dividida y ninguneada por una constitución española que la divide en cinco comunidades autónomas con el objetivo de impedir que en sus tierras vuelva a germinar la conciencia nacional y de rebeldía comunera.

El Pueblo trabajador castellano sufre hoy las consecuencias de ese olvido histórico y la explotación a la que es sometido por la sacrosanta alianza estratégica entre el capitalismo y patriarcado, representado en unas instituciones estatales que impiden objetivamente nuestro desarrollo como nación soberana, libre y dueña de nuestro presente y futuro.

Las tierras castellanas sufren hoy una despoblación galopante en el ámbito rural y el envejecimiento de su población ante la desidia institucional de unas juntas de gobierno autonómico más interesadas en mantener su status político que de solucionar los problemas estructurales de nuestro Pueblo.

Sin infraestructuras, sin servicios sociales de calidad y con un tejido industrial en continuo retroceso por el cierre de empresas, el campo castellano está condenado al abandono y nuestra juventud abocada a la emigración. Al mismo tiempo las tierras castellanas sufren el saqueo de sus riquezas naturales, y multinacionales del sector minero afilan sus cuchillos para la extracción de materias primas destruyendo nuestro entorno natural, o se utiliza nuestra tierra para la instalación de vertederos radiactivos. Paralelamente en los barrios populares de las ciudades proliferan las casas de apuestas en una vuelta de tuerca más del capitalismo para ahondar en la profunda alienación de nuestra clase obrera.

Sin embargo, como decimos en nuestro lema para este 23 de abril, un Pueblo que lucha es una tierra viva, y las tierras castellanas se resisten a morir de abandono. No son pocos los ejemplos de combate popular que recorren nuestras tierras, desde las luchas contra el cierre de empresas en el Bierzo, la oposición a la minería en cielo abierto en Ávila y Salamanca, la defensa de los barrios populares en Madrid frente a la especulación y los desahucios, la lucha contra el proyecto de cementerio nuclear en Cuenca o las reivindicaciones vecinales en el campo zamorano contra las macro granjas de cerdos y por unos servicios sanitarios dignos. Pero si hay una lucha que ha removido los cimientos del sistema capitalista y patriarcal estas han sido las huelgas  generales feministas y las multitudinarias manifestaciones del 8 de marzo. Se ha visibilizado la fuerza de las mujeres, el empuje de un feminismo de Clase que ha confrontado no solo con el machismo inherente al sistema sino con el feminismo burgués y domesticado que se promueve desde las instituciones y partidos del sistema. Un feminismo de Clase que seguirá creciendo y será quien entierre el patriarcado capitalista para siempre.

Todas y cada una de esas luchas que recorren nuestra tierra de norte a sur y de este a oeste demuestran el espíritu combativo de un Pueblo que está dispuesto a dar la batalla por su futuro.

Se impone la necesidad de construir una sociedad sostenible y solidaria, autogestionada, comunal, donde ningún joven tenga que abandonar su tierra para ganarse la vida y el fruto del esfuerzo de nuestro Pueblo trabajador vaya en beneficio propio. Y ello partiendo de la base de la necesidad de acabar con la división administrativa impuesta por el estado español para Castilla que sólo favorece a los caciques locales y autonómicos de turno.

Para las comunistas castellanas ha llegado el momento de plantear sin complejos la necesidad de construir un proyecto de nación popular y socialista que saque a Castilla del ostracismo al que está condenada bajo el yugo del estado capitalista, monárquico y patriarcal español.

Cuando está a punto de cumplirse el 5º centenario de la revolución comunera, hagamos que Castilla recupere su dignidad, y que el Pueblo trabajador castellano tome las riendas de su futuro.

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies