CASO ARANDINA: LA JUSTICIA ESPAÑOLA NIEGA LA VIOLENCIA SEXUAL EN TIEMPOS DE DESMOVILIZACIÓN.

El pasado miércoles 18 de marzo conocíamos la sentencia que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León imponía a los jugadores del Arandina por un delito de agresión sexual. La sentencia ha dado un giro de 180 grados al rebajar la pena de agresión sexual a abuso sexual, absolviendo a uno de los violadores del caso y pidiendo tres y cuatro años de prisión para los otros dos, de los 38 años que se pedían para los tres violadores.

Este es un golpe bajo para la víctima y el conjunto de mujeres trabajadoras que luchamos día a día para visibilizar y condenar las agresiones machistas y además, nos sorprende con las manos atadas debido al confinamiento que sufrimos desde el pasado 14 de Marzo.

La sentencia se ha hecho pública en el mejor momento para los agresores, que se han beneficiado enormemente al estar blindados de las movilizaciones que se venían realizando para denunciar este caso y además, en un momento en el que nos encontramos imposibilitadas para denunciar el atropello jurídico del Tribunal Superior de Justicia.

La justicia burguesa, como siempre, pone en duda el testimonio de la víctima. En este caso, aprecian como atenuantes la cercanía de edad y la proximidad en el grado de madurez con los agresores.

Desacreditar el testimonio la víctima menor de edad dice mucho de un sistema que mira por sus propios intereses, una estructura social patriarcal arraigada en sus entrañas que impide avanzar hacia el camino de la igualdad y que victimiza doblemente a todas las mujeres que denuncian a sus agresores y nos disuade de alzar la voz.

¿Es necesario que la víctima tenga que sufrir este cuestionamiento después de haber sufrido una agresión sexual por parte de tres violadores? ¿A qué intereses responde que la menor sea la enjuiciada? ¿Hasta cuando tenemos que soportar que un sistema que vela sólo por sus derechos patriarcales nos siga castigando y juzgando cada vez que señalamos el problema?

Está claro que si queremos que se haga justicia, es el pueblo quien debe organizarse para repartirla. Ni el estado capitalista ni las instituciones burguesas nos van a regalar paz y seguridad.

Las mujeres de clase trabajadora en primera línea, tenemos clara la necesidad de un cambio de sociedad para acabar con las consecuencias culturales de siglos y siglos de historia patriarcal que junto con la ofensiva liberal y posmoderna nos colocan en una posición de indefensión e inseguridad constantes.

Solidaridad obrera y socialismo contra la barbarie asesina del machismo.

¡Mujer trabajadora, organízate, no estás sola!

Comunistas de Castilla, 5 de abril 2020.

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies