1 DE MAYO: FRENTE AL TERROR CAPITALISTA Y PATRIARCAL LUCHA OBRERA Y COMUNERA.

El contexto actual provocado por la pandemia del COVID-19 y el confinamiento está dando lugar a un nuevo ciclo de crisis capitalista que está castigando duramente a la clase trabajadora, que nuevamente es quien más está sufriendo las consecuencias del parón de la economía. Las políticas económicas que el gobierno de coalición está poniendo en marcha, más allá de la pura propaganda, afectan gravemente a las libertades y derechos de la clase trabajadora castellana y a sus condiciones de vida. Como organización comunista y castellana, denunciamos otro ataque más a la clase obrera.

La situación de confinamiento está provocando enfrentamientos entre los distintos partidos del régimen, generando un clima de odio y resentimiento en el estado español, pero nadie se atreve a señalar la profunda huella que el neoliberalismo ha dejado en nuestra sociedad y que estamos pagando en muertes y deterioro de la calidad de vida de las clases trabajadoras: desmantelamiento del sector público, privatizaciones de empresas y servicios sociales, recortes brutales en sanidad y educación, precarización de las condiciones de trabajo, etc.

Buscan enfrentar al pueblo trabajador con distintas siglas y colores, pero con un objetivo común a todos ellos: abrir un nuevo ciclo de acumulación de capital en el estado español. El gobierno propone unos nuevos “Pactos de Moncloa” en una situación muy similar a la de 1977, donde era necesario contener los salarios después de unos años donde las luchas obreras consiguieron arrancar no pocas concesiones laborales al régimen.

Nuevamente se pretende reeditar una alianza gubernamental, sindical, política y empresarial pactando otra condena a la clase obrera, y garantizar el establecimiento de una maquinaria capitalista que además de engañar y desviar la lucha, pretende amortiguar la contestación social y prevenir el aumento del contenido revolucionario en las reivindicaciones de los/as trabajadoras.

La generalización y flexibilización de los ERTE´s incluso para empresas con grandes beneficios económicos; una creciente precarización de las condiciones de trabajo para trabajadores y trabajadoras de ETT; la no remuneración e invisibilización del trabajo doméstico en su función de sostén del sistema productivo; la irregularidad de los contratos o la ausencia de éstos, y más aún en sectores fuertemente feminizados; la generalización de la autoexplotación a través de los falsos autónomos; la contención y recortes en los salarios; y un largo etcétera de medidas que no hacen sino anunciar un nuevo y gravísimo deterioro de los ya mermados derechos laborales y sociales de las clases populares. Eso significarán unos nuevos “pactos de la Moncloa” o como quiera que se llamen…

No nos dejamos engañar, el gobierno de coalición no es de izquierdas ni socialista, es capitalista, autoritario y monárquico; son dos partidos del régimen, que una vez más se aprestan a salvar los muebles del sistema de explotación capitalista.

La gravedad de la situación nos lleva a manifestar la necesidad de la unidad obrera, de las reivindicaciones de clase, el enfrentamiento con el poder político y económico que nos utiliza y desecha a su antojo, la superación de las diferencias en pos de nuestros intereses como clase, eliminando las actuales estructuras estatales de acumulación españolas y borrando de la historia de una vez el régimen.

Porque no hay sociedad justa que no se base en la igualdad y la solidaridad, en el respeto y la cooperación. No hay una sociedad justa si no incorporamos el pensamiento feminista de clase orientada a acabar con las desigualdades que crea el patriarcado de la mano del capital, si no denunciamos que las condiciones de vida de las mujeres trabajadoras castellanas se encuentran íntimamente ligadas a los intereses del capital en la reproducción gratuita de los trabajos de cuidados y nuestras compañeras se encuentran doblemente explotadas por el capitalismo y el sistema patriarcal. 

Sólo desde este punto se puede establecer un concepto de justicia, basado en la idea del ser humano libre de dominación, de la explotación del trabajo ajeno y la extracción de plusvalía, libre de patriarcado, y por tanto sin diferencias sociales y económicas.  Un sistema que nos reconozca como iguales, que permita mirarnos y comportarnos de igual forma entre todos los seres humanos de cualquier parte del mundo.  Tenemos el poder de la solidaridad, el apoyo y la cooperación, es necesario crear un tejido social proletario más fuerte, romper con la lógica capitalista, luchar unidas en la defensa de unas condiciones de vida dignas como obreros y obreras, y mantener una estrategia firme de lucha y organización obrera internacionalista.

La solidaridad es la mejor arma contra el capital. Debemos acabar con el pensamiento individualista que nos separa como clase, organizar nuevas redes de organización sindical combativas que protejan a los y las trabajadoras, que no pacten con el capital y que defiendan sus intereses frente a todas las estrategias del capital para seguir enriqueciéndose.

Hoy más que nunca, unidad y solidaridad obrera. Hacia la república socialista castellana, hacia la destrucción del sistema capitalista y la clase dominante burguesa. Frente al capital, unidad, organización y lucha obrera.

¡Que viva la lucha del Pueblo Trabajador Castellano!

¡Viva el 1º de Mayo!

Venceremos.

COMUNISTAS DE CASTILLA 28/04/2020

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies