COVID 19: ANÁLISIS INTERNACIONAL Y GEOPOLÍTICO

La crisis pandémica que atraviesa el mundo no solo ha demostrado el fracaso más absoluto del sistema capitalista, también ha simplificado para el entendimiento global el funcionamiento geoestratégico del bloque imperialista mundial.

El Gobierno español de coalición autodenominado progresista, lacayo orgulloso del imperialismo de los Estados Unidos y los países afines del Eje, pone la mirada en Bruselas y Washington pidiendo auxilio y rescate ante la grave situación que se vive en el Estado. Como era de esperar, Estados Unidos se aísla y no responde y la Unión Europea rechazó por parte Alemania, Holanda, Finlandia y Austria entre otros, el reparto de los llamados Coronabonos o Bonos de Rescate.

Mientras Cuba, Rusia y China han ofrecido su ayuda y aporte en la gestión interna de la crisis en el Estado español y el gobierno de coalición UP-PSOE rechaza la intervención solidaria de médicos cubanos por miedo a la reacción de la derecha española, le suplican auxilio a los paises imperialistas que solo van por sus intereses económicos y financieros.

En esta situación y conociendo que en el mundo globalizado, la suerte internacional y geopolítica afecta de manera extremadamente importante a la soberanía, la vida y la dignidad de los trabajadores y trabajadoras de los pueblos del mundo, cabría preguntarse seriamente qué es lo que hemos ganado como Estado títere de los Estado Unidos, la UE, la OTAN y el Eje Central y la necesidad de que los y las comunistas aportemos una estrategia alternativa y de resistencia al dominio que se viene desarrollando desde hace ya demasiadas décadas y en contraposición al revisionismo estatal y de la izquierda hegemónica.

Es vital para los pueblos de Europa reconocer y saber que las organizaciones internacionales del núcleo capitalista no conocen los valores humanitarios que propugnan. La Unión Europea siempre fue una planificación para beneficio de las elites transnacionales y financieras del capitalismo central. El sueño roto americano, con su sanidad pura y malintencionadamente privatizada que solo es accesible para un porcentaje muy pequeño de la población, abandona a su propio pueblo y lo aboca a la desesperación.

El espacio vacío lo esta copando la solidaridad y el internacionalismo que se ha hecho patente en las actuaciones de ayuda humanitaria y lecciones en la gestión de la crisis por parte de los países del bloque antihegemónico. Países que en su totalidad sufren las sanciones y bloqueos económicos del eje imperialista y aun así envían auxilio a Estados pertenecientes a la OTAN.

Los países del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) junto con Rusia y la República Popular de China dan lecciones de solidaridad y respecto de las medidas tomadas frente a la crisis. Cuba pone el foco en la investigación del virus al tiempo que sus médicos viajan solidarios por el globo, la China popular, mediáticamente humillada y denostada muestra a los pueblos del mundo su calidad solidaria e internacionalista y comprueba la viabilidad de su socialismo propio. En Castilla, la comunidad china se vuelca en el reparto de mascarillas y material sanitario en ciudades como Madrid o Cuenca mientras Italia recibía la mano de Rusia cuando la situación presentó límites críticos en el país mediterráneo. Al mismo tiempo, desde Estados Unidos, miles de venezolanos le piden auxilio al gobierno de Nicolás Maduro en la República Bolivariana de Venezuela para retornar allí donde sí se están tomando medidas efectivas contra la pandemia y focalizando los recursos en la protección del pueblo y el sistema sanitario y de emergencia social.

Hay que tener en cuenta que la situación geopolítica global está cambiando muy rápidamente durante esta crisis sanitaria, y EEUU, consciente de que su protagonismo internacional ya toca a su fin y depende de su capacidad militar, está tomando medidas a la desesperada.

En primer lugar, y sabiéndose más débil económicamente que China, intentó retrasar el cierre comercial y económico estadounidense, llegando a decir desde el Gobierno que se conformaban con 200.000 muertos, lo que nos muestra que su administración buscaba una crisis sanitaría lo más corta posible, priorizando la economía a la salud pública.

En segundo lugar, han realizado un gran despliegue militar a lo largo y ancho del globo para dejar constancia de su potencia bélica tanto a sus enemigos como a sus aliados, razón de que hayan realizado maniobras militares cerca de la frontera rusa, del despliegue naval en el Golfo Pérsico y el Mar del Sur de China y de que hayan respaldado la acción marítima terrorista del pasado domingo 3 de mayo en Venezuela, que resultó fallida.  

Mientras, recordemos, abandona a su pueblo, el gobierno de Donald Trump también planeó enviar más de 30.000 soldados en un ejercicio militar en colaboración con la OTAN. La operación fue llamada Defender 20 y su fin era probar estrategias bélicas ante la amenaza de una hipotética guerra.

Y, en tercer lugar, se lleva a cabo la habitual campaña de desinformación contra todos los gobiernos antiimperialistas y/o socialistas (Venezuela, Nicaragua, Cuba, China, etc) por parte de EEUU y sus aliados (Brasil, Australia, Colombia, etc.,). Una necesidad para la supervivencia misma de EEUU como potencia geopolítica a la luz de los datos reflejados durante esta crisis. China en respuesta, ha publicado varios documentos y videos que parten de fuentes estatales en los que ridiculiza las medidas adoptadas por EEUU para hacer frente al COVID-19.

Al mismo tiempo y con la excusa del supuesto narcotráfico proveniente de Venezuela que según una acusación formal de los Estados Unidos promueven el presidente Nicolás Maduro y otros líderes venezolanos, se articuló una operación invasiva y de piratería junto con su buen aliado en América Latina, el Narco-Estado colombiano, dando orden al Comando Sur de desplegar sus tropas en el Caribe al tiempo que continúan con sus planes injerencistas en el país Bolivariano.

El Alto Representante de la Unión Europea para la política exterior, el español procedente del PSOE Josep Borrell emitió una declaración en la que defendía expresamente la última propuesta contra la soberanía de Venezuela por parte de EEUU en la cual, dicen estar dispuestos a levantar las sanciones a cambio de que se abra un proceso de transición democrática en el que no intervenga el presidente electo y legitimo Nicolás Maduro.

La situación en Asia es muy parecida al resto del mundo, con EEUU alentando activamente durante la pandemia la incorporación de Taiwán a la ONU y con la presencia de un destructor estadounidense en el Mar de China Meridional. Con esto, EEUU busca elevar la tensión geopolítica en la región del Sur de China.

Vietnam, que cuenta con el apoyo de China, implementó algunas de las medidas más restrictivas durante la cuarentena, consiguiendo unos resultados muy alentadores que le llevaron a ser uno de los primeros países en levantar la Cuarentena y el país asiático en realizar más test por positivo confirmado. Además, celebraba los 40 años de la victoria frente a EEUU en plena pandemia.

Respecto a América Latina, Cuba, que en el pasado sufrió al menos tres ataques bacteriológicos perpetrados por la CIA, cuenta ya con experiencia y con 100.000 médicos titulados y más de 60.000 estudiantes de medicina en las universidades gratuitas del país además de poseer el centro de medicina molecular y biotecnología más desarrollado de Latinoamérica y una merecida confianza en su sistema de salud pública. No es de extrañar que lleve la delantera en investigación.

También Venezuela ha sido elogiada por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en sus siglas en inglés) como ejemplo de distribución de alimentos y bienes de primera necesidad. Las medidas adoptadas por el Gobierno de Nicolás Maduro son algunas de la más contundentes y se sitúa a la cabeza de Latinoamérica en cuanto a número de test realizados.

El propio Nicolás Maduro afirmaba el pasado 24 de abril que más de 20.000 venezolanos ya habían podido regresar a la República Bolivariana aún cuando Duque mantiene a más de 10.000 venezolanos en la frontera colombiana. Mientras tanto la oposición venezolana se resquebraja y enfrenta entre sí por los continuos casos de corrupción y el reparto de los fondos otorgados por la Administración Trump a modo de financiación irregular.

La respuesta del Estado y la Administración venezolanas, con el apoyo médico cubano, y la ayuda humanitaria recibida de la República Popular China, muestran una nación soberana que está haciendo frente a esta crisis con gran solvencia. Aun así, la pandemia está siendo utilizada por EEUU y sus aliados para desestabilizar Venezuela, como refleja la expulsión de los diplomáticos bolivarianos de Brasil. Mientras tanto intentan confundir a la opinión publica diciendo que Maduro rechazó la ayuda de la OMS.

En Colombia, los barrios obreros están saliendo a la calle para protestar contra la falta de alimentos, dando lugar a una escalada en la tensión interna del país. Mientras Duque, como buen lacayo del gringo ha llevado a cabo la maniobra de invasión marítima en Venezuela de la que hablábamos anteriormente.

Bolivia y Chile, tras todas las movilizaciones vividas los últimos meses, se muestran como polvorines a punto de explotar. El pasado 27 de abril se convocaron en Chile manifestaciones esporádicas en la Plaza de la Dignidad, con motivo del día de la creación del cuerpo de Carabineros, lo que se tradujo en numerosos detenidos. Y Bolivia, por su parte, vive una guerra de desinformación alentada desde Estados Unidos para rebajar los apoyos al partido socialista boliviano, que parecen más que suficientes para sacar al gobierno golpista de La Paz.

En Brasil se vive una situación realmente critica para el Gobierno, el cual, en un intento ridículo, ha culpado públicamente a los comunistas de la misma. El golpista Bolsonaro ha sido acusado de corromper para tener el control de la Policía Federal en Río de Janeiro y así garantizar sus intereses en los resultados de algunas investigaciones que afectan a sus aliados y a sus hijos. También existen rumores de importantes consecuencias ante su inoperancia durante la presente crisis.

Nicaragua también está resultando objeto de la ofensiva estadounidense, imponiéndole al país, en plena crisis, sanciones contra funcionarios del gobierno de Managua.

Aunque si hablamos de crisis sanitaria, el continente africano es el ejemplo perfecto de la falta de capacidad para hacer frente a una pandemia como la que estamos padeciendo. En primer lugar, su infraestructura sanitaria es realmente débil, con poco más de una decena de camas de UCI en gran parte de los países africanos, y por ello, desde la Comisión Económica para África, se han solicitado 100.000 millones de Dólares al FMI, BCE y el Banco Mundial para hacer frente a la crisis. La respuesta que han obtenido es la congelación, que no la suspensión, de la deuda para los 76 países más pobres del mundo, 40 de ellos en África. En segundo lugar, se trata de un continente puesto en cuarentena, con una población que no tiene víveres para su encierro, ni medios de subsistencia para aguantar tanto tiempo confinada.

A todo esto, hay que sumarle la mayor plaga de langostas en el África Oriental en más de medio Siglo, que amenaza las cosechas y la agricultura de millones de africanos, así como el terrorismo que asola el continente, especialmente en el Magreb, en el Sahel, en los cuatro países colindantes con el lago Chad (Níger, Nigeria, Camerún y Chad) y Mozambique. Por su parte Gambia, Angola, Cabo Verde y Togo están contando con el apoyo médico solidario de Cuba en esta crisis.

Por no hablar de lo que significa la pandemia para algunos países de África del Norte o de Oriente Próximo que se encuentran en estado de conflicto o de recuperación como Siria o Palesina.

Según datos propios de las Naciones Unidas la violencia israelí contra los palestinos se incrementó en un 78% durante la crisis. El régimen sionista instrumentaliza la pandemia para incrementar la violencia y planes expansionistas contra Palestina. La Oficina Nacional para la Defensa de la Tierra palestina afirma que Israel pretende anexionar asentamientos ilegales en la Cisjordania ocupada y en la ciudad de Jerusalén, además de tomar medidas para establecer su soberanía sobre el Valle del Jordán y el norte del Mar Muerto. Por su parte, las fuerzas israelíes cerraron un hospital en el que se realizaban las pruebas del Covid19 en tierra palestina.

En Líbano el imperialismo también ha tratado de elevar la tensión con la inclusión, por parte de Alemania, de Hezbolá en su lista de organizaciones consideradas terroristas, sin aportar pruebas de ningún tipo, algo que ha negado la organización y por lo que el gobierno libanés ha llamado a consulta al embajador germano en Beirut.

Debemos destacar por último, que solo cuando sucede esta crisis algunos gobiernos capitalistas comienzan a redescubrir los beneficios de la estatalización, al menos, de las actividades económicas estratégicas que fueron privatizando en el pasado, pero nunca lo llamarán socialismo. En el marco español, el desastre no lo ha provocado el virus, lo provocaron cuarenta años de gobiernos neoliberales que descuartizaron la sanidad pública y todo el sector. Que acabaron con la soberanía alimentaria, productiva y fiscal.

La nueva era puede dar lugar a un nuevo belicismo, ya que harán necesario el saqueo de recursos y contra el imperialismo no valen posicionamientos vagos. Solo la firmeza en nuestras afinidades y alianzas pueden resultar en una línea que ayude a revertir el orden criminal que nos domina.

Si bien es cierto que desde la portavocía del Gobierno de Pedro Sánchez se declaró la vaga petición de retirada de sanciones económicas a países como Irán, Cuba o Venezuela en esta situación excepcional para que pudieran acceder a la compra de material sanitario, tales declaraciones solo dejan más claro aún el apoyo y la colaboración, en situación de normalidad, por parte de el Gobierno español y la Unión Europea, a los bloqueos económicos impuestos en los países del mundo que luchan sin rendición contra el acoso del imperialismo decadente.

Desde Comunistas de Castilla exigimos la inmediata retirada de las sanciones económicas impuestas sobre las Republicas de Venezuela, Cuba y los pueblos de América Latina, también contra Irán, Siria y Palestina y los al menos 12 países que sufren el bloqueo de la élite imperialista. También, el fin de las intervenciones criminales perpetradas por los Estados Unidos y el apoyo a ambas cuestiones que brinda el Estado español así como la declaracion de salida inmediata del mismo de la Unión Europea.

Y como dijo Fidel: “El sentimiento del deber de solidaridad internacional se fue arraigando desde el principio y ha llegado a ser una de las cuestiones esenciales, uno de los elementos esenciales de la educación y de la conciencia revolucionaria de nuestro pueblo. Por eso nuestro pueblo siente tan hondamente la solidaridad, la admiración y el apoyo por los pueblos que luchan por su liberación”.

Es hora de elevar la conciencia de los pueblos, ¡Castilla se pertenece, y todos los pueblos del mundo!.

Comunistas de Castilla 14 de mayo de 2020.

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies