12 de octubre: nada que celebrar

El expolio continúa. La oligarquía española sigue engordando sus beneficios a costa de los pueblos trabajadores de América latina.

Los procesos colonizadores, por su propia lógica impusieron estructuras político-sociales profundamente racistas, clasistas y patriarcales que se mantienen hasta hoy y que son la base de las principales desigualdades, conflictos, violaciones de derechos humanos y de la situación de explotación, invasión y opresión que sufren los pueblos trabajadores.

El desembarco de las multinacionales españolas presentes en América Latina fue un proceso estratégico imperialista que tiene una de sus primeras citas en julio de 1991, en Guadalajara (México) con la I Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, con la presidencia del monarca español y la presencia de los mandatarios más poderosos del área.

Poco después se incia la privatización masiva de las empresas públicas argentinas. El funcionamiento estaba claro, intercambio de deuda externa por inversiones privadas. Esta declaración recogía todos los preceptos del neoliberalismo: disciplina fiscal, reducción del gasto público, reforma impositiva con rebajas a los ricos, e imposición indirecta, apertura a la entrada de Inversiones Extranjeras, privatización, desregulación y garantía jurídica de los derechos de propiedad.

Paralelamente al desembarco de las multinacionales españolas se comienzan a gestionar bajo el mandato de Felipe González las ayudas al desarrollo, que no hicieron sino afianzar la estrategia neocolonial española; todo ello envuelto en la más íntima colaboración y amistad del presidente y del monarca españoles con los más turbios dirigentes latinoamericanos.

El capitalismo español de la mano de los gobiernos títeres del imperialismo USA en América Latina también hace sus funciones para beneficio del imperialismo europeo.

Tras las sucesivas etapas de desregulación y privatización del sector público las nuevas empresas que se han hecho con estos servicios privatizados y la gran banca española refuerzan posiciones en América Latina. Con las primeras privatizaciones en Argentina, se crea el lobby español, formado por Iberdrola, Telefónica, Repsol, Gas Natural, Mapfre e Iberia.

Las privatizaciones en Argentina fueron tremendamente rentables y a coste mínimo. Iberdrola, con la acumulación original de recursos argentinos, dio comienzo a las adquisiciones en Brasil, siendo hoy la primera distribuidora de electricidad del nordeste del país, donde suministra energía eléctrica a más de 8 millones de hogares e industrias en tres estados. Después a por México, de la mano de Aznar, quien también facilitó las prometedoras y suculentas operaciones de Telefónica en la zona.

Junto a estas operaciones económicas multimillonarias el Estado español apoya con todos sus medios las contrarrevoluciones orquestadas contra los pueblos trabajadores latinoamericanos que luchaban por sus derechos y sus vidas (Nicaragua, Guatemala, El Salvador…). A día de hoy sigue ejerciendo su autoritarismo neocolonial con Venezuela, negando la legitimidad del gobierno bolivariano y reconociendo al mismo tiempo al títere Guaidó, agente del imperialismo dispuesto a cumplir el papel encomendado.

El ataque cultural también está servido, el Instituto Cervantes, el grupo PRISA, diversos complejos editoriales…El trabajo mediático contrarrevolucionario y criminal del periódico el País no tiene precio.

Telefónica es la primera compañía de su sector en América Latina, está presente en 19 países, y sigue creciendo. De los 23 millones de clientes que tiene Endesa, 11 están en América Latina.

Iberdrola tiene inversiones en Bolivia, Brasil, Guatemala, Chile y México. Unión Fenosa, la tercera empresa eléctrica española y sigue en expansión hacia Centroamérica.

Repsol YPF es la primera compañía petrolera de América Latina en beneficios en la región, donde tiene el 95 por ciento de sus reservas de petróleo y gas. Respecto a la banca, el Santander es la primera entidad financiera transnacional de la región y el BBVA la segunda. Cepsa, el Grupo Prisa, Agbar, ACS Dragados, Ferrovial, OHL, ENCE, Mapfre y Sol Meliá son otras de las empresas españolas con importantes intereses en América Latina.

Los crímenes que se cometen a diario en América Latina por parte las oligarquías locales llevan también el sello de la oligarquía española, y tienen nombre de personas desaparecidas, desplazadas, torturadas y asesinadas, pero estos Pueblos siguen luchando y aún más en estos tiempos de nuevas crisis que nos golpean en la cara. Ellas y ellos continúan ofreciendo a los pueblos y clases trabajadoras del mundo lecciones de resistencia y revolución, como lo han hecho históricamente.

Desde Castilla, nada que celebrar. Solidaridad con las luchas de los Pueblos originarios y las clases trabajadoras de América. Su lucha es también la nuestra, autodeterminación independencia, socialismo!

¡12 de octubre, nada que celebrar!

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies