Comunicado: El proyecto español en fase agónica

senalLa abdicación del jefe del estado nombrado por Franco, Juan Carlos I expresa de manera contundente la descomposición política y social a la que la dictadura del capital español e internacional ha llevado a ese intento fallido de “nación” que llaman España.

La pavorosa situación que sufren las clases trabajadoras de los Pueblos del estado como resultado de la rapiña del capitalismo español, endeudando a las clases y capas populares para rescatar a la banca ha provocado la mayor grieta social de la historia reciente del estado y, como resultado inevitable, a una desafección mayoritaria de los ciudadanos y ciudadanas con este antidemocrático sistema político, como los últimos resultados electorales demuestran.

Antes de que esa reacción popular alcance cotas de rebelión que apuntaran directamente al sistema de dominación capitalista español, la oligarquía y sus representantes políticos se ven forzados a hacer una operación de “lavado de cara”con la abdicación del rey.

De haberse esperado a su muerte, nadie de entre los poderosos, conscientes de la longevidad de la crisis, hubiera estado seguro de contar con una mayoría parlamentaria dócil y un Pueblo abducido como presumen ahora de tener. El PSOE -no sólo pilar fundamental del sistema, sino ya claramente posicionado en su derecha- ha obtenido unos resultados electorales que lo ponen en claro peligro de muerte política, aunque aún le voten parte de las capas populares. Estos resultados pudiera provocar que, con el rey aún más viejo y desacreditado, girara a posiciones republicanas o, lo que es más probable, que cediera su bagaje a la izquierda que aunque socialdemócrata y procapitalista, sube en votos y, ante el Pueblo, ya es prisionera de sus proclamas republicanas.

Operación de maquillaje que demuestra la debilidad política del estado, de su crisis de legitimidad ante los Pueblos y clases populares. La represión, las medidas antisociales, el cambio constitucional que prioriza el pago de la inmensa e impagable deuda a los gastos sociales y a la lucha contra el paro, forman un cuadro agónico, expresan la enfermedad incurable del régimen borbónico y su camino al abismo. Si nos creyéramos el mal estado de salud del tirano, ésta no podría representarla mejor.

Porque no es la enfermedad del rey, es la enfermedad que con resultado de muerte segura, tiene el sistema capitalista español, lo que les ha puesto nerviosos y no sólo a la oligarquía. La izquierda institucional, cuyo programa expresa el deseo socialdemócrata del regreso a un utópico “estado de bienestar”, balbucea en reclamos democráticos y medidas sociales que no cuestionan al sistema económico y político.

Frente a esta izquierda sometida, Comunistas de Castilla, junto con todos los movimientos que propugnamos una salida obrera a la crisis, propugnamos la salida inmediata de la UE y la OTAN; la cancelación de la deuda; la expropiación de bancos, grandes empresas y recursos energéticos y la libertad de los Pueblos oprimidos y explotados por el estado centralista.

La abdicación del jefe del estado continuador del franquismo es una oportunidad para organizarse y luchar por la soberanía de los Pueblos para que decidan su propio futuro. Libertad para relacionarse con los demás Pueblos del mundo como quieran y apropiarse de los recursos que son suyos a fin de organizar su sociedad en base a la justicia social y la ausencia de explotación capitalista y patriarcal.

Los y las comunistas lo llamamos el Socialismo y con rey o sin él, seguiremos luchando por ello.

Deja un comentario