Contra el patriarcado y el capitalismo: feminismo de clase

Este pasado viernes, 8 de Marzo, Día internacional de la Mujer Trabajadora el Bloque Obrero junto a colectivos feministas organizó la presencia en la manifestación de Valladolid de un bloque crítico y alternativo al silencio y folklore impuesto por el feminismo institucional frente al cual defendemos las posiciones del feminismo de clase, las únicas con capacidad real para combatir y superar la doble explotación impuesta a la mujer trabajadora por parte de la alianza entre capitalismo y patriarcado.

La idea de un bloque que desde posicionamientos anticapitalistas y feministas rompa con la hegemonía del falso feminismo, el que colabora con las leyes que ahondan en nuestra opresión y sufrimiento: las reformas laborales, tanto las del PSOE como las del PP, las reformas de las pensiones, las privatizaciones (las primeras de las sanidad de la mano del PSOE allá por el año 1997), las leyes contra la violencia de género que acaban criminalizando a la víctima y además carecen de partida presupuestaria que pudiera desarrollarlas, la reforma del aborto, sobre todo la del PSOE que pudiendo hacerlo no destipificó como delito el derecho de las mujeres a decidir, el eterno pacto de unos y otros con el diablo, perdón, con la Iglesia Católica que goza de unos enormes privilegios económicos y a quien se permite influir políticamente en la sociedad alentando a la violencia machista, a que vivamos subyugadas por la familia patriarcal, tratándonos siempre a las mujeres como si no fuéramos personas.

Esta es la supuesta democracia de la que el reformismo dice que pasa por un mal momento cuando realmente lo que ocurre es que nunca ha existido después de 1939, ni para las mujeres ni para la clase obrera en su conjunto, y quien diga lo contrario miente o traiciona una vez más.

Este bloque antipatriarcal y anticapitalista que ha logrado salir adelante este 8 de Marzo contra viento y marea, ha supuesto un primer intento que deberemos consolidar fortaleciendo y ampliando las redes feministas y de clase y procurando siempre acuerdos sobre mínimos comunes.

Nosotras seguiremos gritando y denunciando la doble explotación frente a las que interesadamente por su complicidad con el sistema pretenden dirigir el movimiento feminista en claves de sumisión y vacío contenido de lucha.

Nosotras seguiremos luchando contra el silencio y la mayor opresión a los que siglo tras siglo nos vienen condenando a vivir a las mujeres.

¡QUE VIVA LA LUCHA DE LAS TRABAJADORAS!

Deja un comentario