Crónica y fotos. Villalar 2014. Día Nacional de Castilla.

carpa

intervencion

intervencion2

carpa2Un año más los y las comunistas castellanos estuvimos presentes en la campa de Villalar de los Comuneros para celebrar el Día Nacional de Castilla, mantener viva la memoria de la revolución comunera y el espíritu popular, autogestionado y reivindicativo de esta jornada por los derechos del pueblo castellano, de sus hombres y mujeres trabajadoras y de su juventud.

Este año llevamos a la campa un mensaje de esperanza y confianza, “Castilla se vuelve a levantar”, inspirado en la continuidad histórica de lucha del pueblo trabajador castellano, un hilo rojo y morado que recorre la Castilla de las comunidades de villa y tierra y de los bienes comunales; la Castilla de los labriegos que protagonizaron las resistencias antifeudales y revueltas antiseñoriales; la de los pecheros, plebeyos, campesinos y artesanos que se alzó en la revolución comunera de 1518-21 frente a la nobleza y las veleidades imperialistas de Carlos V, ahogada en sangre y reconquistada, pero no desaparecida de la memoria popular; la Castilla sometida por los grandes y monarcas extranjeros a más y más cargas fiscales para pagar la deuda de una Hacienda Real en manos de banqueros que financiaban con grandes beneficios las guerras imperialistas en el exterior; la Castilla que vio fluir el tráfico de oro y plata extraídos con la sangre de una colonización impuesta por la Corona mientras validos y reyes la despoblaban y empobrecían; la que hizo emerger la utopía en la “República de los pobres” de Pozal de Gallinas (Valladolid) en 1864-67, la Castilla obrera de la huelga del sindicato ferroviario del norte en Valladolid en 1917, la Castilla que protagonizó las protestas y revueltas campesinas en Tierra de Campos en 1920-23, la Castilla migrante del comunista toledano Facundo Perezagua que fundó las primeras agrupaciones obreras en Euskal Herria; la Castilla hambrienta de pan y justicia que hizo resonar en todo el Estado español la huelga del campesinado de Villa de Don Fadrique -conocida como Villa Lenin– en Toledo en 1932; la Castilla antifascista que entonó el “No Pasarán” en el Madrid republicano de 1936; la Castilla miliciana que fundó el Batallón Comuneros de Castilla y la agrupación centro del maquis que actuó hasta 1945 en Ciudad Real, Toledo y Ávila.

Esa Castilla, que este régimen quiere borrar de nuestra memoria, es la que venimos a rescatar y reivindicar, la de un pueblo digno cuya estela de lucha continúa extendiéndose con la respuesta social y luchas populares que por todo el territorio castellano emerge con fuerza: en la ejemplar victoria del barrio de Gamonal frente al caciquismo y la especulación, en las resistencias contra los deshaucios, en las mujeres que salen a la calle a defender su derecho al aborto y a una sexualidad libre, en la defensa del territorio, contra las leyes represivas, etc.

Este patrimonio de lucha es el que ha de inspirarnos a seguir apostando por el camino de la lucha, frente al de la resignación o la emigración y a tomar las riendas de nuestro futuro: por una Castilla socialista y feminista.

Agradecemos desde aquí a todas aquellas personas que nos acompañaron en los días 22 y 23, a los grupos que se animaron a tocar en nuestra carpa, a aquellas que valoran año tras año el trabajo militante y voluntario que desempeñamos y a quienes se interesaron por nuestras actividades y nuestro proyecto.

Deja un comentario