Declaración política de Comunistas de Castilla sobre las próximas elecciones en Catalunya

Las próximas elecciones autonómicas en Catalunya se producen en una situación de gravísima crisis económica que padecen las clases populares, altísimas cotas de corrupción de los partidos tradicionales y un aumento del nivel represivo del estado español.

Lo anterior ha influido para que en estos años se haya incrementado en la sociedad catalana la conciencia nacional hasta el punto de que la mayoría de la misma ha expresado claramente su apoyo al derecho a decidir sobre su futuro, al tiempo que amplísimos sectores de esa sociedad plantean claramente la necesidad de la independencia respecto al estado español.

En este proceso se han conformado dos formas de entender el propio concepto de “independencia”: el defendido por la burguesía catalana que hoy parece mayoritario y el que defienden los sectores populares que, aun siendo relativamente pequeño, experimenta una tendencia de ascenso rápido.

Ante las demandas de que se expresara legalmente la voluntad real de la sociedad catalana, a través de un plebiscito o referéndum, el estado español ha respondido con una rotundo e innegociable NO. A esta postura se han sumado no sólo el gobierno estatal (PP) sino toda la corte de partidos favorables al mantenimiento de la unidad de España con toda una suerte de propuestas ambiguas y demagógicas que ya no encajan para nada en el actual estado de cosas.

Desde la propuesta de “estado federal” del PSOE que es un paso de descentralización pero sin reconocimiento de la soberanía de Catalunya para decidir por sí misma, al referéndum en el que deben votar “todos los ciudadanos españoles” de IU, pasando por la demagogia de que “esta cuestión no es tan importante como la situación de crisis que padecen los ciudadanos” de Podemos, sin hablar de la opción de Ciudadanos que es la del PP, las organizaciones españolistas conforman un coro en contra de las legítimas aspiraciones de Catalunya de independencia.

No sólo se ha conformado un bloque contra la independencia sino que lo es contra el derecho a decidir aduciendo todo tipo de argumentos legalistas, “culturales”, históricos”, “europeístas”, etc. que pretenden únicamente preservar el mito de la unidad española pero que en el fondo sólo preservan los grandes intereses económicos y políticos de la oligarquía dominadora de los Pueblos desde su victoria en la guerra de 1936.

En el frente independentista existe una línea de ruptura infranqueable, que no es otra que la diferente concepción de clase del proyecto nacional catalán y que, como decíamos más arriba, influye decisivamente hasta en el propio concepto de independencia.

El bloque burgués (CDC y ERC), que no va más allá del concepto formal de “independencia”, además no la va a proclamar de manera unilateral, aún teniendo la mayoría parlamentaria, sino que “abriría” un proceso de 18 meses de negociaciones con el estado. Además de eso, su programa es de tibias reformas sociales y ni hablar de romper con la deuda, la UE o la OTAN.

El bloque popular, representado por las CUP, bajo el lema “independencia para cambiarlo todo” proclama la misma como mucho más que la ruptura con el estado español, sino además con todos los lazos de dependencia con los organismos internacionales que encadenan el Pueblo trabajador catalán: la deuda, la UE, el euro y la OTAN. Pero también con el origen de todas las dependencias, crisis y graves padecimientos del Pueblo: la explotación capitalista y el patriarcado.

Esta propuesta de independencia es desde luego, coherente con las aspiraciones del Pueblo Trabajador y rompe tanto con el españolismo de cualquier tendencia, como con los independentistas (que ya no lo serían tanto) dentro de Catalunya que no cuestionan el capitalismo y sus organismos y dispositivos de opresión.

Desde Comunistas de Castilla expresamos nuestro apoyo a los compañeros y compañeras de las CUP. Coincidimos con ellos y ellas en que la única manera de salir de la pavorosa situación que padecen los pueblos trabajadores es construir, más allá de alternativas electorales, el necesario Poder Popular que realmente posibilite la salida de la crisis, atacando al capital y el patriarcado y, en ese sentido, proclamar la verdadera independencia del Pueblo Trabajador catalán y sus legítimas aspiraciones de construir una Catalunya libre, unida y socialista.

Deja un comentario