La resistencia del Pueblo Palestino y la impunidad del estado genocida de Israel

Cientos de persona manifestaron el miércoles 21 por la tarde por las calles de Valladolid su profunda repulsa a la violencia desatada y nunca interrumpida del genocida Estado de Israel contra el pueblo palestino, bajo el auspicio real de EEUU y la Unión Europea.

Y es que todo se repite de nuevo para volver a caer en el olvido y mientras tanto se consuma el genocidio de un pueblo, como dijo el poeta palestino I. Tuqan “Matar a un hombre es un crimen, aniquilar a todo un pueblo es un asunto a decidir”.

La operación Pilar Defensivo sobre Gaza, nos devuelve al escenario (considerando además el coincidente dato de la proximidad de elecciones en Israel) del ataque denominado Plomo Fundido en diciembre de 2008 y enero de 2009, con un resultado de 1400 muertos de los que más de 300 eran niños; y nos hace también recordar la operación Lluvias de Verano en el verano de 2006, con 450 muertos; a Días de Penitencia, en septiembre 2004, con más de un centenar de muertos y también a Cinturón de Defensa, abril 2002, en Cisjordania, más de 500 muertos… llevándonos este macabro recorrido hasta la matanza de Deir Yassin en abril de 1948, inicio de la estrategia de expulsión de la pueblo palestino de lo que entonces era su tierra.

Éste último ataque israelí no es un hecho aislado, forma parte de los 45 años de ocupación por parte de Israel y de bloqueo criminal:

 – La población palestina en la Franja de Gaza viven sin corriente eléctrica más de 16 horas/día sumidos en una carencia casi total de fuentes de energía.

– Más del 64% de la población viven por debajo del umbral de la pobreza.

– El 80% de la población se encuentra en paro.

– El 95% de las fábricas cerradas.

– Los hospitales carecen de medicinas y de material sanitario, lo que provoca que el 10% de los heridos están condenados a la incapacidad física crónica y el 30% de los enfermos graves mueren por no haberles permitido cruzar la frontera para recibir tratamiento especializado e inmediato.

– El 70% de los campos de cultivo está totalmente destruido.

– Los daños psicológicos afectan gravemente ya a la práctica de la población palestina.

Estas son las condiciones reales de vida de los palestinos y las palestinas, realidad asumida por la comunidad internacional que defiende permanentemente las continuas agresiones de Israel sobre Palestina ayudados por el siniestro e imperdonable papel que juegan la mayoría de los medios de comunicación en la masacre, para quienes parece que los bombardeos por tierra, mar y aire del ejército israelí son “sólo” una operación de represalia, que seis años de bloqueo a Gaza y una imparable sucesión de ataques de soldados israelíes contra la población de Gaza y los muertos como consecuencia de los bombardeos de zonas residenciales con bombas que pesan hasta una tonelada lanzadas por los aviones de combate F-16 no son atroces acciones criminales.

Este “derecho a la represalia” que defienden los asesinos y sus cómplices aumenta en criminalidad ante las cifras de bajas de ambas partes, lo cual ilustra acerca de la gigantesca desproporción de medios bélicos en esta ocupación, no son dos fuerzas armadas sino el estado más militarizado del planeta con el más moderno y sofisticado ejército del mundo contra un pueblo al que Estados Unidos y sus aliados le han negado hasta el reconocido derecho a la legítima defensa y la resistencia, armada o pacífica, contra la ocupación. Esta son las cifras: en Plomo Fundido (tres semanas de bombardeos e invasión terrestre): 1400 palestinos muertos y más de 5000 heridos; 14 israelíes muertos y unas decenas heridos. En Pilar Defensivo (una semana de bombardeos hasta el 21/11/12): 160 palestinos muertos y 1100 heridos; 5 israelíes muertos y 40 heridos.

La guerra de exterminio está negando, desde el principio, el derecho a la existencia de Palestina. Poco a poco, Israel intenta borrarla del mapa. Los colonos invaden, y tras ellos los soldados corrigen la frontera.

Lo que están dejando claro los adalides de “”a libertad y los estados de derecho” y las “grandes democracias” es que no quieren que Palestina tenga nunca derecho a defenderse, o más bien sencillamente a existir.

A pesar de todo el sufrimiento, la resistencia y la lucha del pueblo palestino es inmensamente digna, heroica e irreductible, su ejemplo y la solidaridad de los pueblos, contra el imperialismo y sus mercenarios, no darán tregua.

¡GAZA RESISTE, PALESTINA VENCERÁ! 

Deja un comentario