[Comunicado conjunto de organizaciones internacionalistas]:EL RÉGIMEN ESPAÑOL CONSUMA EL GOLPE DE ESTADO CONTRA CATALUNYA Y CONTRA LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS

Organizaciones firmantes: Agora Galiza (Galicia), Boltxe (Euskal Herria), Comunistas de Castilla (Castilla) Nación Andaluza (Andalucía), Plataforma Laboral e Popular (Portugal), Iniciativa Comunista (Madrid-Castilla)

El Estado español ha decidido consumar en estos días el golpe de estado contra Catalunya con la aplicación del artículo 155 de la constitución postfranquista, acordando destituir a todo el Govern de la Generalitat, y tomando el control de los Mossos de Esquadra, medios de comunicación y  limitando las funciones del Parlament de Catalunya.

A la ocupación militar del territorio que comenzó con el despliegue de las fuerzas represivas de la policía nacional y guardia civil el 1 de Octubre le siguió el refuerzo de las unidades del ejército español desplegadas en Catalunya, y ahora, se consuma la operación de ocupación militar con la suspensión de la autonomía y de las instituciones autonómicas.

No podía caber otra reacción de un Estado gobernado por los  herederos ideológicos del fascismo golpista del 36, de la derecha española más reaccionaria y sanguinaria, la misma que torturó y fusiló al President Lluís Companys, la misma que masacró e hizo desaparecer cientos de miles de personas. Esta misma derecha pondría en el pelotón de fusilamiento a todo el Pueblo de Catalunya si pudiera. De momento aplica su ley con la brutalidad que caracteriza a un Estado fascista, encarcelando a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, líderes de la ANC y Ómnium Cultural  , así como a otras personas que defendieron las urnas en el referéndum del 1 de octubre.

Un Estado español que mantiene en libertad, protegido en su exilio dorado a un miembro de la casa real de los Borbones condenado por corrupción, y a centenares de políticos profesionales que robaron y siguen robando todo lo que pueden amparados por su condición de políticos del sistema. Este Estado que nos dice a las clases y pueblos oprimidos que tenemos que cumplir la misma ley que ellos mismos dictan y no cumplen, y cuyo máximo representante, Felipe VI,  se presenta como el mayor de los patriotas, cuando está amparando el enriquecimiento de unos pocos y la evasión de capitales a paraísos fiscales.

Un Estado español que quiere doblegar la voluntad del pueblo de Catalunya utilizando además de la fuerza bruta, el chantaje económico, provocando la fuga del territorio de Catalunya de empresas y bancos, provocando una verdadera guerra económica y encontrando para ello la inestimable colaboración de una oligarquía catalana que siempre fue afín al capitalismo español contra los intereses del Pueblo trabajador catalán.

Pero en su consumación del golpe de estado constitucional, el Partido Popular no está solo. Los partidos del sistema han cerrado filas en torno a la constitución postfranquista y la corona. El PSOE vuelve a mostrar cada vez que tiene oportunidad, y en esta no podía ser menos, su sumisión a los intereses de la oligarquía española y a la casa de los borbones, apoyando incondicionalmente al gobierno del PP en la aplicación de medidas antidemocráticas contra el Pueblo de Catalunya. La Historia vuelve a poner al PSOE ante el espejo, un partido que forma parte del entramado institucional de las fuerzas reaccionarias. En la práctica PP-PSOE y Ciudadanos han conformado un gobierno de “unidad nacional” junto al Borbón por la salvación del proyecto histórico de España.

Y frente a toda la maquinaria en marcha de la reacción española, el pueblo de Catalunya mantiene con dignidad su lucha por la autodeterminación y la independencia con un ejemplo de movilización permanente como reflejo de la voluntad firme de un Pueblo de construir su futuro de manera soberana. Y en esa lucha además de sortear toda la brutalidad represiva del Estado, también han de superar la indefinición, tibieza y falta de concreción de unos partidos burgueses que no terminan de romper amarras con el capitalismo español dentro y fuera del territorio catalán.

El Pueblo de Catalunya reclama la aplicación del mandato emanado de las urnas en el referéndum de autodeterminación celebrado el 1 de octubre, que no es otro que la proclamación de la República catalana y la construcción de un estado independiente. La ambigüedad de la declaración de Puigdemont del 10 de octubre, proclamando la independencia pero “suspendiendo sus efectos”, fue un vano intento de recabar apoyos entre el “club de Estados” que representa la UE, y demostró su estrepitoso fracaso. La reacción de los gobiernos de la UE no podía ser otra: respaldar al gobierno español, defender la  unidad territorial del Estado y rechazar la independencia de Catalunya. La reacción de los estados de la UE se corresponde con la esencia del proyecto imperialista que la UE representa. No es una unión de Pueblos, es una unión de capitales e intereses de clase.

Por todo ello y frente al golpe de estado del gobierno español contra el Pueblo de Catalunya no cabe otra vía que la proclamación de un estado independiente, de la República catalana. Eso es lo que votaron los catalanes y catalanas el 1 de octubre y a cumplir ese mandato están obligados los representantes institucionales del Govern.

El pueblo de Catalunya no será doblegado por la fuerza. Ha iniciado el camino de la independencia y no habrá quien le pare.

Las organizaciones del Manifiesto Internacionalista de Compostela mostramos todo nuestro apoyo sin fisuras a esa lucha y a esa voluntad popular, mostramos nuestra más decidida solidaridad con las CUP, con la izquierda independentista y con las organizaciones populares catalanas puestas en el punto de mira del Estado y señaladas como culpables.

Exigimos la puesta inmediata en libertad de los líderes de la ANC y Ómnium cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart y la salida de todos los cuerpos represivos  del territorio de Catalunya, así como el levantamiento de todas las medidas coercitivas puestas en marcha por el Estado español.

Las fuerzas y partidos que conformamos el Manifiesto Internacionalista de Compostela como entidades internacionalistas que somos nos comprometemos a continuar las movilizaciones de solidaridad en nuestras respectivas naciones, y llamamos a nuestros Pueblos a solidarizarse con Catalunya, solidaridad que forma parte indisoluble de nuestros propios procesos socialistas de liberación nacional. Como decía el Che Guevara, y haciéndonos eco de su legado en el 50 aniversario de su asesinato, ¡la solidaridad es la ternura de los Pueblos!

FRENTE AL GOLPE DE ESTADO DEL RÉGIMEN ESPAÑOL, SOLIDARIDAD CON CATALUNYA

POR LA PROCLAMACIÓN DE LA REPÚBLICA CATALANA

24 de octubre de 2017

Fuego nunca mais, defensa de las libertades, memoria y dignidad: convocatorias próximas:

Valladolid:                           Valladolid:                         Guardo, Palencia:

Contra la ley mordaza del Ayuntamiento de Valladolid, por la libertad de los “Jordis”, contra toda represión
Valladolid: solidaridad con Galicia y Portugal, incendios nunca más!
Jornadas unitarias Octubre Rojo en Guardo (Palencia)

España es la España de los Borbones

Inauguramos la sección de colaboraciones con el siguiente artículo:

por El Bárdulo

Castilla, Octubre 2017

Aunque el Borbón se vista de seda, Borbón queda

España es la España de los Borbones

Y no sólo como atributo sino como propiedad Real. Un repaso a la historia que parecen no conocer demasiados súbditos del estado borbónico, nos aclara cual es la “hoja de ruta” borbónica en relación con los territorios que, a partir de sustituir a la Casa de los Austrias, configurarían ese marco simbólico y de acumulación de capital que denominan “España”. Leemos en la Wikipedia:

“La victoria borbónica en la batalla de Almansa el 25 de abril de 1707 y la consiguiente conquista de los reinos de Valencia y de Aragón, aceleraron la toma de decisiones. Cuando el 11 de mayo entró en la ciudad de Valencia el duque de Berwick hizo una primera advertencia de lo que podían esperar la ciudad y el Reino del nuevo poder borbónico:

            Este Reyno [sic] ha sido rebelde a Su Magestad [Felipe V] y ha sido conquistado, haviendo [sic] cometido contra Su Magestad una grande alevosía, y assí [sic] no tiene más privilegios ni fueros que aquellos que su Magestad quisiere conceder en adelante.

Por esas mismas fechas en la corte de Madrid Melchor de Macanaz preparaba un informe que presentó el 22 de mayo, en el que retomaba el proyecto del Conde-Duque de Olivares de 75 años antes recomendando que Felipe V aprovechara la «occasione» para dejar de ser un «rey esclavo» de los fueros y se hiciera efectivamente “rey de España”, como decía el Memorial secreto del Conde-Duque. Macanaz también decía en su informe:

Con las armas en la mano todo se consigue… Si al tiempo de sujetar a los pueblos rebeldes no se les desarma y da la ley, se necesitará después de nuevas fuerzas para conseguirlo.

En ese mismo mes de mayo en una reunión del Despacho se acordó «establecer las leyes que fuera servido con plena libertad y sin limitación alguna, ni atención a los fueros que han tenido por lo pasado». El 16 de mayo Luis XIV interviene en el debate decantándose a favor de la postura abolicionista defendida por Amelot para afianzar así el poder absoluto de Felipe V:

Una de las primeras ventajas que el rey mi nieto obtendrá sin duda de su sumisión [de los estados de la Corona de Aragón] será la de establecer allí su autoridad de manera absoluta y aniquilar todos los privilegios que sirven de pretexto a estas provincias para ser exentas a la hora de contribuir a las necesidades del Estado”

            Los Borbones vinieron a conquistar territorios y lo hicieron. Apelaron al derecho de conquista y lo hicieron valer. Parece que hoy poca gente sabe esto pero lo que llaman España es el territorio conquistado por los Borbones en la Guerra de Sucesión. Que los poderosos se aliaran a esta Casa Real no debería necesitar mayor explicación: tienen los mismos intereses. Franco devolvió a esta misma Casa su papel “Real”.

No es de extrañar que el Borbón actual apelara en su locución televisiva a la “falta de lealtad” de los catalanes, lealtad que se le debe al ser territorio conquistado (claro que esto no lo dijo). Por eso el Rey es el Jefe de las Fuerzas armadas de España.

La crítica que se hace al Borbón desde posiciones republicanistas españolas olvida siempre este detalle, que no puede haber España sin Borbones. La desaparición de éstos del panorama político llevaría inevitablemente a la caída de todo su andamiaje territorial y simbólico. Pronto lo comprendieron los “republicanos de pega” del PSOE. Pero también toda otra izquierda republicana pero a la que su españolismo les obliga a proponer una “España federal o hasta confederal” que como un cadáver a cuestas han de portar para no cortar los hilos imaginarios que creen les unen con las clases populares “españolas”.

No cortar con España les hace rehenes del capital y la ideología nacionalista española cuando no cómplices y les ha impedido educar a las clases populares en nuevos modelos sociales y económicos democráticos que defiendan los intereses de las clases populares.

Desde Podemos y su satélite IU se criticó al Rey por su falta de compromiso por el diálogo y la moderación que son sus supuestos papeles constitucionales asignados. Hay que ser ciego o ignorante para no saber que el Borbón está aquí para otra cosa, exactamente para mantener el territorio español a cualquier precio. Parece que los “patriotas” que vociferan contra las libertades de los Pueblos lo entienden a la perfección.

Esperar que estos señores ganen el gobierno central para proponer otro andamiaje a “España” le es tan absurdo a millones de catalanes como esperar que el PSOE sea un partido democrático y esté dispuesto a tumbar al PP con una mayoría parlamentaria que teóricamente ya existe. Ni Podemos va a ganar la mayoría ni el PSOE va a dejar de ser un partido borbónico.

La lucha por la Independencia de Catalunya es una lucha contra el Borbón y, lo nieguen o no algunos independentistas catalanes, es una lucha contra España, esto es, contra la conquista, el pillaje, la dictadura, el fascismo y a favor de las libertades democráticas. Si el Rey no se va, nos vamos del Reino.

Cuando en la Wikipedia tecleemos “Catalunya” aparecerá algo así como “estado que nació como respuesta al estado autoritario, corrupto y decadente que fue lo que se conoció como “España””.

SOLIDARIDAD ANTE LA REPRESIÓN AL MOVIMIENTO INDEPENDENTISTA CATALÁN. LA AUTODETERMINACIÓN ES UN DERECHO DE LOS PUEBLOS

Conforme se acerca el 1 de Octubre, día de celebración del Referéndum en Catalunya, la escalada represiva por parte del Estado español y sus fuerzas en el ámbito político, judicial, policial, informativo, va en aumento.

A las amenazas personales a más de 700 alcaldes y alcaldesas electas, así como a Diputad@s del Parlamento autonómico y a funcionarios, ha seguido el cierre de páginas web que daban información sobre el Referéndum, el registro de locales públicos buscando urnas, el registro de imprentas para impedir que se impriman las listas electorales y las papeletas de votación, incautación de propaganda, la prohibición de actos públicos, las amenazas anónimas y públicas hacia dirigentes de la CUP.

Ante esta situación las organizaciones políticas abajo firmantes queremos manifestar:

  • La utilización del poder judicial español en la escalada represiva deja en evidencia su carácter subordinado a los intereses políticos de la oligarquía, actuando como muro de contención a las demandas populares y dejando al descubierto su vinculación con el franquismo sociológico e ideológico. La separación de poderes nunca ha existido en el Estado español. La ausencia de unos mínimos democráticos en el Estado aparece ahora como una realidad cada vez más constatable y contra tastada.
  • Consideramos que la carencia de libertades básicas en este Estado nos traslada a un escenario que se amplía más allá del Derecho a decidir de los pueblos. Estamos en un escenario de lucha por la independencia del pueblo catalán que entronca con la defensa de las ya mermadas libertades básicas, entre las que se encuentran el derecho de reunión, el derecho de manifestación, el derecho de opinión y el derecho de los pueblos a la autodeterminación. La lucha no se puede circunscribir exclusivamente al territorio catalán. Catalunya es la punta de lanza de la lucha popular por las libertades colectivas e individuales de la clase trabajadora y de los pueblos sometidos al yugo del Estado español.
  • Expresamos nuestra repulsa ante el aumento de la represión del Estado, cuyas prácticas coercitivas contra la población para impedir el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán son inadmisibles en cualquier Estado que quiera ubicarse en unos parámetros mínimamente democrático-burgueses. El Estado español, apoyado por partidos e intelectuales españolistas, está aplicando de facto el estado de excepción sin atreverse a declararlo oficialmente.
  • La propuesta de la seudoizquierda española -tan poco “rupturista” como muy chauvinista- por promover una salida negociada de carácter institucional entre la Generalitat y el Gobierno español mediante un inverosímil “referéndum pactado” es una artimaña que tan sólo pretende ganar tiempo para evitar el ejercicio del derecho de autodeterminación de Catalunya y desmovilizar a su pueblo. Los derechos se conquistan luchando, no se adquieren por la “benevolencia” de los opresores.
  • El derecho a la autodeterminación es un derecho irrenunciable de los pueblos. Entendemos que la represión del Estado va a encaminada a violentar este derecho que pondría en jaque al Régimen del 78, a la monarquía borbónica como garante y al Estado español como marco de acumulación de capital, y abriría un camino que otras naciones podríamos transitar en un futuro cercano.
  • Asimismo expresamos con rotundidad nuestra solidaridad con el pueblo catalán y con la CUP, subrayando la legitimidad del próximo Referéndum de autodeterminación del día 1 de Octubre, y nuestra defensa de un resultado positivo que abra el camino hacia una Catalunya independiente que permita la liberación de los Països Catalans.

¡Abajo el imperialismo!

¡Viva Catalunya libre!

¡Por la independencia de los pueblos y un mundo socialista!

A 20 de septiembre de 2017

AGORA GALIZA [Galiza], BOLTXE [Euskal Herria], COMUNISTAS DE CASTILLA [Castilla], INICIATIVA COMUNISTA [Estado español], NACIÓN ANDALUZA [Andalucía], PLATAFORMA LABORAL E POPULAR [Portugal]

Por el SÍ en el referéndum del 1 de octubre,por el derecho del Pueblo de Catalunya a su autodeterminación e independencia

El 1-O marcará un punto decisivo en el futuro del Régimen continuador del franquismo que padecemos los pueblos trabajadores expoliados por el Estado español. Si la verdadera cara de este régimen -capitalista, fascista, imperialista, clerical y patriarcal- se ha ido clarificando con el paso de los años, es ahora cuando no puede evitar que se le caiga la careta.

Las comunistas organizadas en las tierras castellanas hemos repetido que el Estado español no ha sido nunca una democracia burguesa al estilo de los Estados del entorno europeo, sino que era continuador del Régimen vencedor de una guerra propiciada por un golpe de Estado fascista que asesinó, reprimió y exilió a millones de personas. Esto es un régimen genocida. El dictador al que auparon las élites oligárquicas capitalistas dejó bien claro con su famoso “lo dejo todo atado y bien atado” que lo fundamental del sentido del Régimen le sobreviviría. Y así fue. El “nuevo” régimen, llamado del 78, no tocó un pelo de los fundamentos del anterior. Y, en este sentido, ni siquiera el nuevo mapa territorial autonómico representaría ninguna transformación decisiva.

No importaría tener partidos de izquierda legalizados si estos prestaban juramento al Poder, representado ahora por el monarca restituido por el propio Franco. Así lo hizo el PCE y su entorno sindical y popular; así lo hizo el PSOE, partido parido desde las entrañas del propio franquismo a través de la Falange con la ayuda de la CIA; y así lo hicieron los partidos burgueses nacionalistas que renunciaban a sus supuestas convicciones democrático-burguesas por las presidencias autonómicas.

La Constitución que coronaría el nuevo marco legal sería la tapadera para esconder al Régimen sobreviviente al garantizar los privilegios y el poder absoluto del gran capital financiero e industrial, los militares, la iglesia católica y la oscura trama del Estado profundo. Ni que decir tiene que, en sus aspectos sociales, la propia Carta se defiende de su aplicación efectiva.

El Régimen franquista y del 78 (queremos así dejar claro que es el mismo) surgió como respuesta sangrienta y represiva a la legítima lucha de las clases populares y sus pueblos trabajadores por una vida mejor, y NO ha resuelto los gravísimos problemas que padecen. Esos problemas se han visto acrecentados en la medida que el Régimen ha seguido tan campante con sus modos y maneras sin hacer demasiado caso del ruido de protesta que, aunque siempre existente, ha subido de nivel con el proyecto de independencia que el pueblo de Catalunya exige para sí.

Nunca como hasta ahora se comprueba el grado de agotamiento del Régimen, incapaz de dar una respuesta que calmara a sus aliados de la burguesía catalana. Si bien el poder del dinero en este caso puede ser un as bajo la manga -¡que el PSOE en estas horas está ofreciendo!-, las amenazas, los registros, los requerimientos de jueces y fiscales, la alerta de la GC y la PN ante el 1-O son las bazas del Gobierno, por ahora. ¿El ruido de sables será lo siguiente?

En definitiva, la postura del Régimen demuestra no sólo su carácter represivo y liberticida, en su línea, vamos, sino que, además, subraya su desidia y pereza para encontrar siquiera una frase conciliadora, una chispa de inteligencia política. El Régimen está acabado y lo saben.

Y eso, a pesar de los intentos por parte de la oposición, Podemos-IU o el PSOE, que sólo dice incoherencias sobre la “nación de naciones” y ofrece más dinero a cambio de mantener la autonomía, claramente posicionado con el Gobierno del PP. El Régimen se defiende con una sola palabra a modo de encantamiento o maldición mágicos para intentar manipular, acobardar y talibanizar a las personas y organizaciones simplonas, temerosas y/o criminales: “España”. Éste es el nivel del discurso y acción política del Estado español: ni una sola propuesta, iniciativa. España y la Ley y el Orden ¿Os suena?

Y ya sea por temor, por convencimiento o por análisis escandalosamente simple de la historia de “España”, estas personas y organizaciones se ponen, sin querer o queriendo, al lado de un régimen que es “español” porque sí, sin más mandangas, al defender su continuidad en una supuesta historia española infinita.

España no es más que un Estado que mantiene un territorio obtenido por la guerra continua a mayor beneficio de la acumulación de capital y que se autoproclama nación única y verdadera por ese acto guerrero a fin de legitimarse y crear el vínculo afectivo-simbólico necesario para esa acumulación. Y Estado español es ejército, represión y terror, por si no sirve el simbolismo afectivo.

Y luego están los del discurso de que la independencia de Catalunya socava la “unidad de clase”, de clase obrera, que esgrimen organizaciones estatal-españolas, y que no han tenido, desde luego, ningún protagonismo en este proceso por la independencia, y que, no solo critican al bloque que representa Junts pel sí por su naturaleza burguesa, sino también a las CUP por su supuesta disolución en ese bloque abandonando las posiciones de clase.

No nos intenten engañar con esa falsa retórica clasista. Tras la “unidad de clase” se parapeta realmente la unidad de clase nacional-española, concepto antimarxista y para nada internacionalista, pues la clase obrera como clase internacional sólo puede cohesionarse a través de su autonomía como clase para dirigir los procesos revolucionarios en cada nación, que son necesariamente distintos y no por la acción de un centro dirigente que estaría en ¿Madrid? Intentar colar la absolutamente necesaria unidad de clase internacionalista en este contexto es intentar justificar la permanencia de organizaciones supuestamente revolucionarias de carácter español y, más exactamente, la continuidad de los aparatos políticos y dirigentes que las controlan. No es extraño que después de incluso justificar el referéndum y apoyar el SÍ se termine con una consigna por la unidad abstracta de pueblos y clases abstractos (no tanto, se refieren a españoles).

Si Catalunya es un pueblo oprimido y tiene derecho a la autodeterminación, ¿qué diremos del pueblo castellano? Si también lo tiene, ¿dónde queda España? Si entendemos que España es un sistema imperialista que oprime a todos los pueblos del Estado, ¿no es lógico que los destacamentos revolucionarios se organicen en cada pueblo?

La clase obrera no es española, y la unidad de España no garantiza la unidad de clase, muy al contrario: al asumir la organización territorial, administrativa y política del Estado diseñada para asegurar la acumulación de capital y, por tanto, dividir y debilitar a la clase obrera, se quiera o no, se contribuye a ese debilitamiento, al hacer depender la práctica política del destacamento revolucionario de un centro que, la realidad lo demuestra, tenderá inevitablemente a la tentación de dirigir a una clase estatal-española sin entender la naturaleza imperialista opresora de pueblos trabajadores por el Estado español.

COMCAS apoya, de manera consecuente a su internacionalismo, la lucha que las CUP han desarrollado y que sin la cual, muy probablemente no habría siquiera 1-O. Sería por nuestra parte una desvergüenza criticar públicamente tal o cual decisión tomada por esta organización. Sólo podemos expresar nuestra admiración por su lucha, y la “sana envidia” que nos produce el nivel de conciencia política de millones de personas en Catalunya que han comprendido, en la teoría y en la práctica, la naturaleza fascista del Estado español y, entre esos millones, muchos trabajadores y trabajadoras también han comprendido su naturaleza capitalista y patriarcal.

Y, por supuesto, no caeremos en la cómoda posición de la advertencia permanente al estilo de “sin revolución social la independencia no sirve para nada”, y golpe de manual por el estilo. ¿Piensan que en Catalunya hay gente tan simple que no sabe eso y más? Y mucho más porque el conocimiento real se consigue en la praxis política, en el movimiento real, y no en sesudos razonamientos de salón o barra de bar. Y lo que ocurre en Catalunya es una explosión de práctica política en la que intervienen todas las clases de la sociedad y, por tanto, es un crisol de lucha de clases política REAL. Sea cual sea el resultado de esta batalla concreta, podremos esperar una cosa: el fortalecimiento del movimiento obrero y popular y sus organizaciones internacionalistas y de clase.

Las revoluciones obreras no se producen a golpe de manual. Lenin lo sabía perfectamente. Y también sabía que no están libres de contradicciones, errores y pasos hacia atrás. El comunismo no es un camino recto. La posibilidad del cambio social se abre de manera no prevista muchas veces y casi nunca desde un modelo teórico.

La hazaña del pueblo trabajador catalán reside en no querer esperar a que otros pueblos tomen la misma iniciativa o esperar que se democratice el Estado español para exigir su derecho porque, ¡hasta las fuerzas más “democráticas” y “revolucionarias” del Estado les niegan el derecho a la independencia!

No hay proceso a la Democracia en el Estado. Ni puede haberlo. El Estado español y lo que defiende sólo se superará con la destrucción de ese Estado en todos sus aspectos, incluido el territorial; esto es, imperialista. Y este último sólo se consigue con la independencia nacional de los pueblos.

Y estamos en ese momento, no en otro, en el de la posibilidad de destruir una parte del aspecto imperial del Estado español. Nosotras apoyamos esa posibilidad.

¡VISCA EL POBLE TREBALLADOR CATALÀ!

¡VIVA EL PUEBLO TRABAJADOR CASTELLANO!