[VALLADOLID]: DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA.

Desde Comunistas de Castilla nos sumamos a las reivindicaciones de la Plataforma por la Sexualidad y el Aborto Libres para este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Más del 95% del trabajo doméstico es realizado por mujeres en condiciones de no reciprocidad, de gratuidad, de desvalorización y, en la mayoría de los casos, de manera obligatoria, sosteniendo así la situación de discriminación y sumisión de las mujeres con el beneplácito y beneficio del género masculino, en una reedición permanente del histórico pacto entre el capitalismo y el patriarcado.

El reparto del trabajo de los cuidados no es una cuestión individual que pueda solucionarse en el interior de cada familia. Estamos ante un problema social y político y desde esta perspectiva debe ser enfrentado; estamos hartas de ver cómo desde los diferentes gobiernos lanzan medidas que no son más que operaciones electorales que sigue dejando intactos los pilares del patriarcado y las condiciones objetivas que sustentan la subordinación de la mujer frente al hombre y justifican todas las violencias machistas que sufrimos.

La realidad es que las mujeres nos seguimos encontrando en una situación de inferioridad en el efectivo ejercicio de nuestros derechos. Estamos sometidas a condiciones de mayor precariedad e inferior salario que nos obliga en muchos casos a dejar el puesto de trabajo en función de las necesidades familiares y sociales, mientras aumenta la precariedad para las cuidadoras, sin estabilidad ni calidad en el empleo gracias a la gestión privada de lo público: una vez más se feminizan los cuidados y se ahonda en la división sexual del trabajo.

Las normativas por la igualdad dictan políticas de empleo desde una perspectiva patriarcal que sigue basándose en esa división “natural”entre hombres y mujeres que les impone diferentes roles y capacidades, reforzando así la relación jerárquica entre ambos. Pero eso sí, y que no falte, el negocio por ello también se multiplica porque los empresarios reciben incentivos por aplicar estas normativas cuyo cumplimiento no es exigible y sobre todo porque el entramado de la explotación de género continúa en pie generando un ingente beneficio. Y así también el capitalismo español a través de su gestor de turno nos usa una vez más, es decir, gobierne quien gobierne las trabajadoras siempre pierden.

Y el “feminismo” institucional cómplice de todo esto está más preocupado por la cuotas en los partidos del arco parlamentario, por la batalla electoral de cada uno, por las representatividad de las mujeres en los puestos de dirección de las empresas que por el sufrimiento y deterioro salvaje de las condiciones de vida de las mujeres trabajadoras.

Desde la Plataforma por la Sexualidad y el Aborto Libres reivindicamos el feminismo de clase, nos reivindicamos mujeres trabajadoras y como tales luchamos por nuestra liberación contra todo sistema de explotación denunciando:

  • Que no hay una verdadera red pública de planificación familiar.
  • Que no existe alta de una red pública de guarderías.
  • Que las privatizaciones de la sanidad provocan bajísimo niveles de calidad de los servicios de atención a las mujeres.
  • Que no sólo no se reconoce el derecho al aborto libre y gratuito con costes asumido s por la seguridad social si no que sigue tipificado en el código penal.
  • Que el trabajo familiar y de cuidados es responsabilidad de hombres y mujeres.
  • Que el salario inferior de las mujeres es producto de la explotación de género.
  • Que la mayor parcialidad y la precariedad de las relaciones laborales la sufren las mujeres.
  • Que las leyes por la igualdad reproducen el modelo patriarcal de familia.
  • Que la heterosexualidad está impuesta y afianzada por un modelo de familia y también de sexualidad.
  • Que la educación, el lenguaje, la publicidad, los medios de comunicación siguen siendo machistas, nos siguen ignorando, humillando y discriminando.
  • Por no hablar de la Iglesia, secta machista y criminal sustentada económica y políticamente por el Estado español y ligada a él imponiendo su ideología patriarcal en todas las esferas de la vida de las personas.

En definitiva todo el entramado estatal español sostiene la desigualdad desde sus cimientos apuntalándola con sus leyes para defender sus históricos privilegios a costa de la vida las mujeres trabajadoras.

Por todo ello desde la Plataforma por la Sexualidad y el Aborto Libres trabajamos para que el feminismo de clase sea cada vez más fuerte creando espacios de organización y lucha de las mujeres trabajadoras, y creemos que unidas seremos capaces de vencer al terrorismo patriarcal que defiende sus privilegios machistas. Si seguimos por este camino de confrontación consciente y valiente lo que hoy ha sido un paro simbólico mañana será una jornada de huelga real en el ejercicio de nuestros derechos como mujeres trabajadoras.

¡QUE VIVA LA LUCHA DE LAS MUJERES!

Garoña y el desprecio

La vetusta central de Garoña debe cerrarse y desmantelarse definitivamente

La decisión del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de permitir la reapertura de la central nuclear de Garoña nos llena de un sentimiento de hastío y asco. Esta decisión es producto de la hipocresía que caracteriza la acción de un gobierno español a merced de las multinacionales del sector energético que no dudan en “fichar” a los altos cargos de la administración cuando se les acaba su “vida útil” política.

Pero no sólo es una cuestión de favores mutuos entre los que pertenecen a la misma clase social de millonarios y no sólo es una cuestión que desprecia la salud de las personas al imponerse una forma de extracción de energía peligrosísima (¿hay que recordar los efectos de los accidentes en varias centrales nucleares del mundo?). Con todo eso, además, es una cuestión que afecta a la dignidad y el respeto por el Pueblo, es una cuestión de cómo nos perciben los poderosos a “la gente de abajo” y el lugar en donde vivimos.

Ahora deciden abrir una central con la promesa absurda de un modelo de progreso que nos haría a todos dichosos: trabajo, riqueza, bienestar…y lo hacen en una tierra, la castellana, excedentaria en energía eléctrica y ahora, deciden cerrarla y luego, de nuevo, la volvemos a abrir, pero ya se verá…Ni riqueza para el Pueblo, ni bienestar (pagamos el precio de la luz más cara de Europa) ni siquiera trabajo, pues las industrias se van a terceros países debido al sobrecoste de la energía existente en este estado.

Promesas a cambio de un riesgo infinito para la salud, a cambio de vulnerar la opinión de la gente, a cambio de machacar un poco más, la dignidad de todo un Pueblo, el castellano, al que se le somete para cumplir los planes de la extracción de beneficios económicos.

Si es un escándalo mantener una central nuclear en una tierra que no la necesita en términos de recursos energéticos, si es un crimen utilizar la energía nuclear en términos del básico derecho a la salud, si es corrupción extender la vida “útil” de tal engendro por un cálculo economicista de beneficios privados a repartir entre la gente rica ¿Qué es imponer decisiones burlando los más elementales principios democráticos del Pueblo? Es desprecio. Castilla, como cualquier otro Pueblo del mundo tiene el derecho básico a decidir su modelo energético y no a convertirse, como ya han hecho, en una colonia de extracción y exportación de recursos.

A lo de Garoña se le pueden sumar todas las acciones que contra el medio siguen realizando a lo largo y ancho de nuestra tierra, sin importarles la opinión, el debate, la oposición de nuestra gente: el fracking, Trillo, la mina de uranio en Salamanca, los vertederos, las minas a cielo abierto y las canteras, el cementerio nuclear de Villar de Cañas…la lista es larga y variada pero unidas por un nexo común: el desprecio por la gente y la repugnante obtención sin fin de dinero para unos pocos.

Nos llevan explotando ya varios siglos, sin importarles lo que dejan atrás, una tierra expoliada, contaminada y con cada día, menos gente. No pueden seguir dando órdenes a Pueblos enteros una camarilla de políticos corruptos que toman sus decisiones por “el bien de España y sus cuentas en Suiza”.

Comunistas de Castilla defiende una Castilla soberana, una Castilla del Pueblo trabajador como único antídoto a tanto abuso del capital y sus agentes políticos.

           POR EL CIERRE DEFINITIVO DE GAROÑA Y SU DESMANTELAMIENTO!

            ¡POR LA SOBERANÍA POLÍTICA DEL PUEBLO TRABAJADOR CASTELLANO!

Valladolid: manifestación por un SMI decente y unas pensiones dignas

El próximo viernes 16 de diciembre tendrá lugar una manifestación en Valladolid para exigir un salario mínimo decente y unas pensiones dignas. Comunistas de Castilla se suma a esta convocatoria y hace un llamamiento a participar en la misma junto a los compañeros y compañeras del Bloque Obrero, organización en la que participan nuestr@s militantes.

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE, COMANDANTE!

La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida (José Martí)
La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida (José Martí)

Fidel Castro murió anoche en La Habana a la edad de 90 años, noticia que nos ha dejado consternados. Pero Fidel ya ha pasado a la Historia. Será de los muertos que nunca mueren, porque su legado vivirá en la memoria de los pobres, de los oprimidos y de los rebeldes del mundo.

No doblar nunca la rodilla ante el poderoso, no dejar nunca las ideas en el camino, no dar una batalla por perdida. Comunistas siempre!

Su muerte nos causa una profunda tristeza, pero la Historia continúa y la lucha de clases con ella. Las y los comunistas castellanas continuaremos con su ejemplo y el de tantos otros luchadores y luchadoras anónimas que dedicaron su vida a la lucha revolucionaria.

¡Hasta siempre, comandante!

Investidura de Rajoy y dimisión de Sánchez ¿fin del régimen del 78 o terca continuidad?

El régimen del 78 se sustenta sobre el entendimiento de los dos grandes partidos del sistema
El régimen del 78 se sustenta sobre el entendimiento de los dos grandes partidos del sistema

Hay quienes ya han anunciado el fin del llamado Régimen del 78 con los recientes hechos acontecidos. De tal suerte, en los próximos meses podríamos ver “una reestructuración profunda en el sistema de los grandes partidos –derecha e izquierda-  que sustituyó al régimen franquista y restableció la democracia en España, siendo continuado por uno protagonizado por el consenso y el diálogo continuos en el marco del papel moderador de la corona

Como la asignatura de  Historia que se imparte en los colegios es una basura, la frase de arriba bien podría formar parte del contenido obligado de la misma y el alumnado deberá memorizarla para la reválida.

Cada cual puede engañarse como quiera, pero un vistazo un poco profundo, debería hacernos visualizar que, en primer lugar, el Régimen del 78 fue erigido para mantener los privilegios y posición de poder de los sectores sociales minoritarios que, a sangre y fuego, vencieron en la guerra 36-39. Y esto es así porque:

  • La amnistía dejaría impunes los asesinatos masivos del franquismo.
  • El régimen económico no se tocaría un pelo. Los ricos no sufrirían ni un solo recorte.
  • La Iglesia seguiría manteniendo el poder sobre la educación y demás que le otorgó Franco.
  • El Ejército mantendría su elitismo, opacidad y antidemocratismo.
  • La Jefatura del estado sería ostentada por alguien de confianza del régimen.
  • Los medios de comunicación estarían al servicio del poder y no tendrían independencia práctica alguna.
  • Y, como colofón y, al mismo tiempo, base de todo, se aseguraría la inquebrantable unidad de España que garantiza todo lo anterior y aquello que no hayamos colocado en este análisis somero.

En definitiva, la falsa democracia del 78 era la aseguradora del poder de la oligarquía triunfante de la guerra, y continuación del régimen impuesto militarmente, el régimen del terror, del capital, el patriarcado  y el catolicismo “españoles”: el Régimen del 39. El 78 continúa al 39 sin rupturas, sin justicia, sin reparaciones pero lo hace continuando con represión, mentira y miedo. Y con la inestimable colaboración de la oposición de “izquierda”: PCE, PSOE y sus consortes de influencia social, sindical, etc.

La llamada “traición” del PSOE por abstenerse en la investidura de Rajoy y con ella permitir su investidura, no es, en puridad, tal. Es una prueba de la madurez y no de la crisis del Régimen del 78. El PSOE es un partido al servicio del régimen, esto es, de la oligarquía económica, militar, religiosa, estatal y mediática a la que su élite pertenece (miren a Felipe González, Rubalcaba y todos sus “jefes”) y está dispuesto incluso a eventualmente desaparecer a mayor gloria de los amos.

Porque la cuestión no es si tal o cual partido existe o deja de hacerlo, sino si alguno pone en cuestión los pilares del régimen de verdad, el que responde a la pregunta de quién manda aquí. Y no nos olvidemos que el pilar que sustenta todo el edificio es el de la unidad de España que lejos de ser una referencia ideológica, es la prueba del nueve que convierte a una organización en “del régimen” o “contra el régimen”.

No basta ser de “derechas” o de “izquierdas” para conocer tu posición respecto al régimen. La historia ha demostrado que la “izquierda del régimen” es tan de derechas como el partido al que sustituye en las elecciones: El PSOE desindustrializó, privatizó,  engañó con la OTAN, creó el GAL, la ley de “la patada en la puerta”… Cosas que de haberlas hecho el PP se hubiera ganado el apelativo de fascista. Quizás por eso, tenía que hacerlas el PSOE.

PSOE y PP son fieros defensores de la monarquía y del amigo americano; de la UE capitalista y verdugo de emigrantes. Y entre ambos reformaron el art. 135 de la Constitución.

El Régimen del 78 era y es, en el fondo y en la forma, un régimen de partido único y sólo podrá ser sustituido por algo democrático cuando se le condene por continuador sin ruptura del régimen del 39 que es el que todavía sigue en vigor.

Sánchez ha sido denostado por muchas cosas dentro de su propio partido. Pero la crítica más certera es la que apunta a su miopía de no ver lo que es de verdad su partido, es decir, para qué sirve su partido (y eso que le ha ido a ver hasta Felipe González  en varias ocasiones). Este Felipe lo dijo con claridad el último día de la campaña electoral de las elecciones de 1982 -que le darían la mayoría absoluta- al contestar a la pregunta “¿Qué es el cambio?” (Por el cambio fue el lema del PSOE). La respuesta fue: “Que España funcione”.  Y una España “funcionante” es la que no deja de dar beneficios a la oligarquía, la asegura el poder y tiene controlado cualquier proceso de cambio real favorable a las clases populares. La tozudez de Sánchez ya estaba poniendo algún palito en la rueda de la máquina española. Sin que esa, desde luego, fuera su intención.

Porque Sánchez no es que cuestione a España, pero lo que ha hecho o pretende hacer (ya veremos si llega muy lejos) es simplemente cuestionar el papel del PSOE en la coyuntura actual,  con Podemos pisándoles los talones, qué hacer con la sangría de votos, cómo mantener el partido y su apuesta de confrontar con Rajoy a “cara de perro” (“es usted un indecente”) cruzó el límite de lo que puede aguantar la élite política, económica y mediática que alumbró al PSOE de Surennes (El Congreso que aupó a González  y los suyos frente a la vieja guardia socialista en el exilio) y que contó con el apoyo internacional de la CIA y, lo más importante, el apoyo orgánico del régimen franquista a través del falangismo de Fraga y su emporio mediático que dio lugar a EL País. Y se extraña que desde ese diario le ataquen impunemente.

Sánchez no tiene ninguna contradicción ideológica con Susana Díez o González. Él es tan partidario del neoliberalismo y del dinero como los otros dos. Su única diferencia es creer que la supervivencia de su partido está en marcar una línea visible entre éste y el PP.

¡Pero si nunca existió esa línea! PP y PSOE están de acuerdo en lo fundamental. Son como las corrientes políticas del régimen franquista –la falange y el opusdeismo católico- las formas en cómo se expresan los diversos  intereses dentro del mismo régimen.

Pero Sánchez debería saber eso, por lo que su equivocación no es creer en la democracia interna del partido (él mismo ha usado el aparato para hacer caer sus enemigos: Madrid, Castilla y León) es creer, simplemente, que su táctica es mejor, que es preferible unas terceras a la abstención para el bien electoral del partido  y El País le ha recordado que: 1) él no manda y 2) no se puede esperar más a la formación de un gobierno para continuar con la política de recortes y represión y corte las alas a los independentistas y 3) que no se preocupe, que el futuro en juego no es el del partido sino el del régimen del 39 y eso es lo que hay que asegurar por encima de todo. A Sánchez le consideran un bobo.

¿Habrá acertado la oligarquía con el derribo de Sánchez? ¿No se habrá precipitado al preferir una solución cortoplacista a la crisis de gobierno sin ver las nubes del futuro? ¿Es que esas nubes no le preocupan?

En cualquier caso, la base populista del poder oligárquico español, la sacrosanta  unidad de la Patria, no parece en mayor peligro desde los partidos “emergentes”: no, evidentemente, desde Ciudadanos pero tampoco parece desde Podemos que, una y otra vez, reitera su adhesión al proyecto español.  Desde ahí ¿será Podemos el recambio del PSOE viejo y desgastado dentro de los límites de España?  Si eso llegara a ser, el Régimen del 39 tendría nueva cuerda.

Pero l@s comunistas castellan@s estamos convencid@s  que los movimientos de liberación nacional y de clase, junto con la lucha antipatriarcal serán capaces de parar la continuidad del Régimen.