Rivera y Rajoy se revuelcan en el lodazal de la política española

Por: equipo web

La nueva y la vieja derecha dispuestos a seguir saqueando al Pueblo

Rivera y Rajoy se revuelcan en el lodazal de la política española ofreciendo un lamentable espectáculo de negociación en falsete donde los unos aparentan poner condiciones para apoyar la investidura y los otros aparentan aceptarlas. Y en esos dimes y diretes, y ante la ausencia de la ya exprimida propaganda patriótica olímpica, dirigentes de uno y otro partido se turnan en apariciones televisivas para tirar de la cuerda o aflojarla en función de las necesidades del guión, para mantener la tensión dramática del nuevo culebrón veraniego.

Ciudadanos es ese partido de derechas que es más de derechas que el propio PP, lo cual ya es difícil. Algunos incautos cayeron seducidos por la “nueva política” que anunciaba Albert Rivera, presentándose como el azote de corruptos y al final acaba arrojándose a los brazos del jefe de los corruptos. “Nunca apoyaremos un gobierno presidido por Mariano Rajoy” proclamaba una y otra vez Rivera, y una vez más la promesa electoral fue traicionada.

No es que nos sorprenda esta actitud, repulsiva y largamente cultivada por los políticos españoles de todo el arco parlamentario, lo que nos da verdadero asco y resulta indignante es que estos mafiosos de la política representen su indigno teatrillo pisoteando los derechos, esperanzas y libertades de millones de mujeres y hombres del Pueblo trabajador, en Castilla y en el estado español.

Mientras ellos se cortejan y la oposición parlamentaria se entrega al juego del gato y  el ratón los desahucios continúan, los contratos por horas y días proliferan, el terrorismo machista sigue asesinando, se trabajan miles de horas extras sin cobrar y la juventud castellana sigue haciendo las maletas para buscar un futuro que se les niega en su propia tierra.

Urge levantar una alternativa a esa vieja política, y la nueva no vendrá de ningún mesías que nos prometa el cielo y la tierra si le votamos, la nueva política la haremos la gente común y corriente que trabaja todos los días y los que sufren por no poder hacerlo. Para ello hay que construir las herramientas necesarias: empoderamiento popular, independencia política, autonomía organizativa y capacidad de lucha.

En esas estamos.

Deja un comentario